Artistas aragoneses del siglo XX en París

2005033131 seduccin saura.JPG

Este viernes, 1 de abril, a las siete de la tarde, se inaugura en el Centro Cultural Ibercaja Huesca la exposición ?La seducción de París: Artistas Aragoneses del siglo XX?. La muestra, que se prolongará hasta el 6 de mayo, reúne cincuenta y dos obras de 26 creadores aragoneses, desde principios del siglo pasado hasta la actualidad, que en algún momento de su vida trabajaron y residieron en la capital francesa.

Entre los veintiséis artistas aragoneses que integran la exposición se encuentran los oscenses Antonio Saura, Ramón Acín, Pedro Tramullas, Santiago Arranz y Pepe Cerdá.

?La seducción de París: Artistas Aragoneses del siglo XX? propone al espectador un recorrido por la producción de una amplia nómina de creadores aragoneses (pintores, escultores, arquitectos, directores de cine...) que aprendieron, trabajaron y residieron en París en algún momento de su vida a lo largo del siglo XX, asimilando para satisfacción del arte español lo mejor de las vanguardias a través de un hilo conductor común: la irresistible seducción de París.

La exposición se divide en dos partes. La primera abarca a los creadores que viajan a París durante el periodo de las primeras vanguardias, desde 1907 a 1936, aproximadamente. Es un momento en el que la invención artística en París era más aguda y floreciente que en ninguna otra capital del mundo. Los artistas aragoneses entraron en contacto con otros artistas y con galeristas que les permitieron conocer los nuevos movimientos de donde tomaron y aprendieron modernos recursos y técnicas.

De esta primera etapa (1907-1936) se exponen obras de los escultores Pablo Gargallo, Félix Burriel y Honorio García Condoy; el cineasta Luis Buñuel, del que se exhibe la película ?El perro andaluz? y el molde de una mano para dicha película; el arquitecto Fernando García Mercadal, del que se exponen dos maquetas; Alfonso Buñuel, artista interesado por el collage, y los pintores, Ramón Acín, Luis Berdejo, Javier Ciria y José Luis González Bernal. Todos con dispares y variados lenguajes creativos.

La fascinación de los artistas aragoneses por la ciudad de París no comienza en el periodo comprendido entre 1907 y 1936, pues años antes un amplio número de pintores ya había expuesto y vivido en esta ciudad. La relativa cercanía entre Zaragoza y París establece una corriente fluida con sus lógicas repercusiones en el arte.

DE LAS PRIMERAS ABSTRACCIONES A LA ACTUALIDAD

Un segundo bloque de la exposición reúne un amplio número de autores aragoneses que trabajaron desde los inicios de la abstracción hasta nuestros días. En este apartado de la muestra puede verse la influencia que París sigue ejerciendo entre los artistas pese a que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, Nueva York comience a restarle cierta idea de vanguardismo. A pesar de todo, en ese momento, París se convierte en el centro al que las nuevas corrientes artísticas siguen llegando, ahora de la mano de los jóvenes americanos

En este segundo apartado se encuentran los pintores aragoneses Luis García Abrines, Santiago Lagunas, Fermín Aguayo, Antón González, Manuel Viola, Antonio Saura, José Orús, Salvador Victoria, Manuel Ibarz, Mariano Rubio, Santiago Arranz, Pepe Cerdá, Jorge Gay y José Manuel Broto. También hay piezas del escultor Pedro Tramullas y un relieve y una escultura de Ricardo Santamaría.

Todos estos artistas, en algún momento de su vida, atraídos por la influencia y la seducción que desde el punto de vista artístico ejercía la ciudad del Sena, se trasladaron a París, trabajaron y aprendieron, y se familiarizaron con las corrientes más vanguardistas de cada momento.

El catálogo que Ibercaja ha editado para la muestra ofrece interesantes estudios sobre la relación entre París y Aragón, sobre el arte francés y sobre la influencia y la fascinación que la capital francesa ha ejercido en los artistas aragoneses desde finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX, escritos por historiadores de arte de la talla de Federico Torralba Soriano, Jesús-Pedro Lorente, Manuel Pérez-Lizano y Cristina Giménez.

La publicación recoge fotografías de todas las obras que se presentan en la muestra e incluye una reseña sobre la vida y el trabajo de cada uno de los veintiséis artistas, realizadas por escritores, periodistas, pintores y críticos de arte aragoneses.

Comentarios