Huesca busca este lunes garantizar el suministro de agua de la ciudad

2005040203 vadiello.jpg

Este lunes se reúnen el Ayuntamiento de Huesca, La Confederación Hidrográfica del Ebro y la Subdelegación del Gobierno para analizar las alternativas existentes para que Huesca cuente con un segundo suministro de agua en tanto en cuanto no entre en marcha el Pantano de Montearagón. El Ayuntamiento quiere que la ciudad no vuelva a pasar por la situación actual con Vadiello al límite de sus posibilidades y con el fantasma de la restricción a la vuelta de la esquina.

El Presidente de la Confederación, José Luis Alonso, ha explicado, en declaraciones a Radio Huesca Digital, que el organismo de cuenca que preside está trabajando para que Huesca en el verano tenga solucionado el problema.

Alonso ha explicado que en la reunión de este lunes todavía no se tome una decisión, por lo que todo apunta que los encuentros se sucederán en los próximos días.

El ayuntamiento está abierto a cualquier solución que se articule, pero exige que la situación actual no se vuelva a repetir.

Los técnicos municipales apuestan por una nueva traída de aguas desde el Canal del Cinca, concretamente del embalse de Valdabra, como solución más eficaz y viable, pero para que que el Ayuntamiento de Huesca pueda agilizar la nueva acometida el consejo de Ministros deberá declarar la situación de emergencia de Huesca y la ocupación urgente de los terrenos por los que debería pasar la tubería que abastecería a la capital. La Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, dice estar preocupada por la situación de la ciudad y explica que está a la espera de recibir las alternativas al abastecimiento de agua de la capital para tomar una decisión.

Pero para que la traída de aguas de Valdabra pueda ser una realidad en un espacio corto de tiempo será imprescindible que el Consejo de Ministros declare la situación de emergencia y la ocupación urgente de los terrenos para poder agilizar los trámites administrativos y no tener que llegar a un acuerdo previo con los propietarios de los terrenos por los que pasará la mencionada traída, un proceso complicado en el que, con toda seguridad, el consistorio se encontraría con problemas.

Sin embargo una declaración de emergencia por parte del Consejo de Ministros dejaría expedito el camino administrativo para ejecutar la obra.

La obra es cara y compleja, explican los técnicos en la materia, pero ejecutable en el plazo de tres meses con la actual tecnología.

El coste será muy elevado, por encima de los 6 millones de eruos, y supondrá una elevación con bombas a las que habrá que alimentar. Alimentación que, de forma provisional, podría ser con gas-oil, pero a largo plazo supondría llevar hasta el punto de la elevación un suministro eléctrico.

Otro apartado fundamental será la potabilización de la nueva traída antes de su llegada a Huesca, de los contrarío sería necesario llevar el agua hasta Loporzano, donde se encuentra el sistema de clorado del suministro general.

Por todo ello el Ayuntamiento tiene claro que se está hablando de una obra cuyo montante no sería asumible por la ciudad. No obstante, se cuenta con que el Ministerio de Medio Ambiente sea sensible a las necesidades de Huesca, de hecho su titular, Cristina Narbona ha mostrado su preocupación especial por el abastecimiento de Huesca.

Este lunes la CHE se reúne con el Ayuntamiento y el Gobierno de Aragón para tomar las decisiones necesarias que permitan solucionar en el futuro el abastecimiento de Huesca, el cual se ha mostrado del todo insuficiente con el pantano de Vadiello. Los técnicos coinciden además en decir que Montearagón no solucionará la falta de agua de Huesca ya que hay dudas sobre la operatividad del mencionado embalse; por tanto el canal del Cinca se antoja como, solo la menos, sino la única solución para el problema del agua en la capital.

Comentarios