“No tengáis miedo”, palabras del Obispo de Huesca y Jaca, que celebrará el lunes un funeral por el Papa

2005040303 obispo.jpg

Con motivo del fallecimiento, este sábado, del Papa Juan Pablo II, la Diócesis de Huesca ha manifestado su dolor, solicitando a los fieles que eleven su plegaria, pidiendo para él el descanso eterno. Asi mismo, los responsables de la Diócesis expresan su gratitud por el regalo que ha supuesto su vida y entrega, como testigo de Cristo en un Pontificado tan fecundo. La Diócesis ha organizado dos celebraciones en su memoria. Por una parte, este domingo a las 12 estaba prevista la celebración de una misa presidida por el Obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz, mientras que el lunes tendrá lugar, a las 8 de la tarde, una misa funeral en su memoria, que será precedida por el rezo del Rosario, a partir de las 19:15 horas.

Además, desde el Obispado oscense se recuerda que afirman la esperanza de saberse acompañados por ese mismo Dios, que ha acogido al Papa en su paz, y que suscitará en su Iglesia un nuevo Padre y Pastor, para seguir la travesía de la historia hasta el día final. El Obispo, Jesús Sanz, por otra parte, ha redactado una carta para sus diocesanos, titulada ?No tengáis miedo?, y cuyo texto es el siguiente:

?No tengáis miedo?. Esta fue la primera palabra que dijo aquel Papa joven, recién elegido, cuando con sus 58 años se asomó a la Logia de San Pedro, verdadera ventana del mundo.

No tengáis miedo, nos decía a una Iglesia tal vez asustada por sus propios sustos, y que no lograba orientar el raudal de agua fresca y limpia que supuso el Concilio Vaticano II. Era una provocación bondadosa: no tener miedo. No porque él tuviera algún elixir mágico, alguna fórmula secreta o una guarnición paramilitar preparada. Invitaba a la confianza esperanzada que únicamente es capaz de superar todos los miedos juntos: la certeza de que Jesucristo no dejaría tampoco ahora a su Iglesia como una barca a la deriva, sino que la conduciría al puerto seguro de la salvación prometida.

Ha sido un hombre grande, magno ?decían los clásicos?, y en primer lugar por la fe en Dios: no ha dejado de pasear esa Presencia por todos los países, en todos los parlamentos en los que ha podido hablar, a todas las culturas. Dios en sus labios y en su corazón como un Tú real al que se ama y de quien se habla como lo más precioso.

Pero junto a esa fe en un Dios vivo, se ha dado también su pasión por el hombre, por toda la humanidad y por cada hombre concreto. Así lo demuestran sus múltiples viajes por todo el mundo cuando ha ido al encuentro de todos sus hermanos en sus sitios y culturas.

La unidad de los cristianos ha llenado su corazón de gestos y de puentes tendidos para que fuera menos distante la separación entre los que confesamos a Cristo. De un modo particular su mano tendida ha sido ofrecida al pueblo Judío, a los que llamó ?nuestros hermanos mayores?, y a los que pidió perdón por las omisiones de los hijos de la Iglesia Católica hacia ellos.

Fue conmovedor ?e incomprendido por algunos? su convocatoria en 1986 a todos los líderes religiosos para pedir juntos a Dios el don de la Paz. La Paz ha sido uno de los motivos que más ha llenado su fecundo magisterio, una paz que no consistía en un pacifismo barato e ideologizado, sino una paz que fuera fruto del perdón y de la justicia, una paz como regalo del cielo que había que pedir humildemente al Señor.

La vida, toda la vida, ha sido una pasión inequívoca en su lucha cristiana por el hombre y su dignidad. La vida del no nacido, la vida del viandante en los mil caminos del existir, la vida del anciano o del enfermo terminal.

Ha asomado el cristianismo por la plaza del mundo, lo ha confrontado con rigor y altura con la modernidad, ha estado cerca de todos los que buscan sinceramente la verdad y la belleza, la paz y la bondad, sin importarle decir cosas impopulares para los poderes de turno cuando era el hombre quien venía puesto en entredicho o cercernado en su libertad.

Sin duda que la historia de Occidente en estos últimos 26 años, no puede ser comprendida sin la aportación creyente, humana y cultural de este gran Papa, Juan Pablo II. A los cristianos y a tantas personas de buena voluntad que han encontrado en los labios del Santo Padre su mejor intérprete y su veraz complicidad, no nos queda sólo el dolor sereno de haber perdido a alguien tan querido, sino que nos queda su testimonio, su magisterio, su apasionada forma de amar a Dios, de amarlo en esta Iglesia y en el hombre contemporáneo.

No tengáis miedo. Se cierran unos ojos que eternamente se abrirán para la Luz que fueron hechos, una luz que ha sufrido tantos viacrucis y que ahora descansa en paz, en la tierra buena, en la casa dulce que nuestro corazón al unísono del de Dios, sueña para siempre poder habitar.

+Jesús Sanz Montes, ofm

Obispo de Huesca y de Jaca

Comentarios