Comer sano comienza en el supermercado

Para alimentarse de forma sana, es necesario aprender a ejercer el derecho a poder elegir. Por eso es importante informarse adecuadamente respecto a cada producto mirando las etiquetas y desechando aquellos productos que carezcan de datos sobre su composición exacta y caducidad. Además, una serie de crisis relacionadas con los alimentos, como las enfermedades de las ?vacas locas?, la fiebre aftosa, o las dioxinas en los pollos, han conducido a muchos consumidores a mostrar un interés activo por las opciones certificadas más sostenibles, como los productos orgánicos, producidos tradicionalmente y libres de organismos modificados genéticamente.

Los consumidores están comenzando a exigir más información acerca de lo que se encuentran en las estanterías del supermercado y se preguntan con mayor frecuencia si la lata de tomate que se llevan a casa ha sido elaborada a partir de transgénicos, o si la carne que van a comprar ha sido inyectada con hormonas.

Existen una serie de consejos para mejorar la salud comenzando por la compra: siempre que se pueda, deben consumirse bebidas y alimentos lo más sanos posibles, frescos, con menos aditivos y lo menos procesados posible. Deben ser evitados los modificados transgénicamente (OMG) hasta que se conozca su verdadero impacto en la salud, el cual está todavía por determinar. Hay que procurar no consumir carne producida con métodos de cría intensiva para reducir la posibilidad de hormonas. Se deben evitar así mismo los alimentos fuera de estación y aquellos que se importen desde países lejanos. En los establecimientos, se debe exigir el etiquetado informativo acerca de los alimentos, con su composición y fecha de caducidad.

Por otro lado, los suplementos dietéticos, han de ser utilizados solamente si verdaderamente son necesarios, y deben elegirse los elaborados con ingredientes naturales en lugar de las imitaciones químicas.

Además es necesario informarse acerca de los aditivos nutricionales identificados con la letra ?E? más un número, que dan sabor y color artificial a los alimentos, algunos de los cuales pueden resultar peligrosos para la salud.

Comentarios