Cartas al Director: Es preciso adecuar las políticas de empleo a las necesidades reales de nuestra economía

UGT

El desempleo ha descendido en España en algo más de 33.000 personas en el último mes, dinámica en la que han contribuido todos los sectores económicos y el colectivo de personas que buscan su primer empleo, aunque destaca la contribución de los sectores agrario y servicios. En el contexto autonómico, Aragón ha sido una de las Comunidades en las que crece el desempleo, concretamente en 117 trabajadores respecto al mes anterior.

El aumento del desempleo en la Comunidad aragonesa se concentra en el sector industrial, aunque también debemos tener en cuenta el mínimo descenso en los servicios, en unos meses propicios para su bajada. Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones, el aumento mensual del desempleo parece tener que ver con el adelanto este año de las fechas de Semana Santa, que habría supuesto la finalización del contrato de trabajadores temporales encuadrados en el sector industrial, mientras que por otra parte la climatología no favorable no habría impulsado convenientemente las actividades turísticas y comerciales.

Dentro de la Comunidad Autónoma, las provincias de Teruel y Zaragoza ven aumentar su desempleo, con el denominador común del repunte en los sectores industrial y de servicios. En cambio, Huesca experimenta un descenso que alcanza a todos los sectores económicos (salvedad hecha del colectivo sin empleo anterior).

En la situación sociolaboral aragonesa el desempleo no es un problema de la importancia nacional, con unas tasas de desempleo de las más bajas del conjunto de Comunidades Autónomas. La preocupación por el paro tiene mucho que ver con la calidad de los contratos y el riesgo a perder el empleo; una gran parte de los trabajadores (tanto en Aragón como en España) tiene contratos temporales que se ven finalizados en períodos vacacionales o en fechas señaladas. Tanto en Aragón como en España todavía hay mucho por trabajar para mitigar la dualización de un mercado de trabajo donde una gran porción de los trabajadores sufren una gran precariedad en el empleo, encadenamiento de contratos temporales y gran inestabilidad laboral, que incide con mayor intensidad en las mujeres y los jóvenes.

Nos encontramos en un momento propicio para adecuar las políticas de empleo a las necesidades reales de nuestra economía y sociedad. El objetivo de ofrecer más y mejores oportunidades de colocación a los trabajadores y trabajadoras pasa por la revisión de las actuales políticas activas de empleo, dándoles la importancia cuantitativa y cualitativa que se merecen, objetivo en el que nos encontramos a gran distancia de la media europea.

Comentarios