Informe de la CHE: La mayoría de los acuíferos se encuentra en buen estado químico

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha hecho público un informe sobre el estado químico de las aguas subterráneas en la cuenca. Este estudio se enmarca en el grupo de trabajos para la aplicación de la Directiva Marco del Agua y su objetivo es el de comprobar la composición química del agua de los acuíferos. Como principal conclusión se destaca que la mayoría de estos acuíferos se encuentra en buen estado lo que significa que su composición química corresponde a la situación natural de sus aguas.

Los acuíferos sin problemas de contaminación corresponden en su mayoría a los dominios hidrogeológicos pirenaicos e ibéricos y en menor proporción, a la depresión del Ebro.

A pesar de que el análisis en conjunto es positivo, existen acuíferos que presentan afecciones en su composición química. Estos problemas se centran en contaminación difusa por nitratos de origen agrario y contaminación puntual de origen industrial.

Contaminación por nitratos

En relación a la contaminación difusa por nitratos de origen agrario, una cuarta parte de los acuíferos de la cuenca están parcialmente afectados, coincidiendo las zonas afectadas con las áreas de regadío en llanuras, principalmente aluviales.

La Red de Nitratos (RNIT) muestrea 200 puntos distribuidos en 23 zonas que presentan indicios de contaminación difusa. Desde 2003, 20 de ellas se han incluido en la definición de zonas afectadas por la contaminación, por lo que se comprueba que la situación permanece estable. La sustancia contaminante más representativa es el ión nitrato (NO3).

Contaminación industrial

En lo concerniente a las contaminaciones puntuales de origen industrial, se cita la existencia de diversos casos de focos puntuales y persistentes en el tiempo, aunque en general, las zonas afectadas suelen tener dimensiones inferiores a 1 km.

Se han incluido los 16 casos más significativos de contaminación, la mayoría por compuestos orgánicos difícilmente degradables, por lo que persisten en el tiempo y la recuperación es complicada. Estas contaminaciones suelen encontrarse en zonas con polígonos industriales asentados desde hace décadas, pudiendo estar causada por una gestión de residuos incorrecta o la fuga de tanques de materias primas.

Comentarios