Se tensa la cuerda Gobierno de Aragón-empleados públicos

2005040606 huelga.JPG

Los sindicatos mayoritarios de la Diputación General de Aragón (DGA), UGT, CCOO y CSI-CSIF, muestran su satisfacción por el seguimiento que ha tenido la jornada de paro de una hora en la Administración autonómica. Representantes del Ejecutivo se han mostrado muy críticos hacia la actitud de los sindicatos, hablando de irresponsabilidad.

42.000 empleados públicos estaban llamados a esta movilización. De ellos, 7.500 son personal médico o enfermero, que ya negociaron sus condiciones salariales y laborales. Allí radica la protesta del funcionariado; los empleados públicos piden una negociación generalizada a todo el personal funcionario y laboral.

Los sindicatos dan las siguientes cifras: En el ámbito de la sanidad, la media registrada de paro es del 50 por ciento del personal; en la administración general, el paro ha sido del 70 por ciento, con especial incidencia en el IASS (llegando al 80 por ciento); y en educación ha parado el 65 por ciento.

La convocatoria era de un paro de una hora de duración para este miércoles en cada uno de los centros y unidades de trabajo de la Administración autonómica. Corresponde a la primera hora de cada uno de los turnos de trabajo. Los sindicatos dicen que es la continuación a la situación de conflicto que se mantiene con el Gobierno de Aragón en demanda de la negociación de un acuerdo global para todos los empleados de la DGA.

Este paro supone el inicio de una nueva fase de presiones, que podría culminar en la convocatoria de un paro general de 24 horas en la totalidad de los centros de trabajo de la Administración autonómica. Sería a comienzos del mes de mayo. De momento se han recogido más de 16.000 firmas; continúa la campaña de recogida.

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha manifestado que reconoce el derecho de los empleados públicos a convocar paros y se ha mostrado convencido de llegar a un acuerdo final. ?Habrá acuerdo, permitirá colocar a los funcionarios aragoneses en una situación laboral no muy diferente de la media española, y supondrá un gasto sostenible y razonable?, con estas palabras Iglesias ha hecho referencia a la jornada de paros de una hora.

El consejero de Economía, Eduardo Bandrés, y el vicepresidente del Gobierno, José Ángel Biel, han sido especialmente críticos con los sindicatos. Bandrés ha citado a los trabajadores de la empresa privada, que hacen horas, se les exige competitividad y, además, se les pide pagar más impuestos para generar islas de privilegios. Ha llamado a la responsabilidad de los empleados públicos.

UGT, CCOO y CSI-CSIF instan al Gobierno de Aragón a que negocie un acuerdo global que afecte a todos los empleados de esta Administración, en el que se incluyan los siguientes apartados:

Cumplimiento de los acuerdos docentes y sanitarios respecto a la equiparación con el resto de las Comunidad Autónomas.

Homologación salarial que elimine diferencias entre trabajadores de la misma categoría.

Implantación, para los 42.000 empleados, de un sistema de carrera profesional.

Establecimiento de una jornada laboral general que, con las peculiaridades de cada ámbito, alcance el entorno de las 35 horas semanales, así como la incidencia en la conciliación de la vida laboral y familiar.

Ha habido en Huesca varias concentraciones. Por un lado, en la plaza Cervantes de la capital oscense, unos 500 empleados públicos (cifra aportada por los sindicatos) se han concentrado ante la sede de la DGA. Por otro lado, la residencia de la tercera edad Ciudad de Huesca (perteneciente al Instituto Aragonés de Servicios Sociales) ha acogido otra movilización. Se ha querido resaltar el doble agravio que se da con el personal de este centro: en comparación con el personal médico y enfermero del SAS, y porque los médicos de la residencia no se incluyeron en la negociación de días pasados (ya que pertenecen al Departamento de Servicios Sociales y no al de Salud).

El Partido Popular pide al Gobierno de Marcelino Iglesias ?cintura política? ante el aumento de la conflictividad en la Administración autonómica. El portavoz del PP en las Cortes de Aragón, Antonio Suárez, reclama ?disposición a la negociación y al diálogo? y añade que ?el peso de la huelga no puede recaer de nuevo en los ciudadanos?.

Comentarios