Las obras del colector cortan una carretera que lleva a varios chalets

Los vecinos de la zona oeste de Huesca, que viven en chalets diseminados en el cuadrante entre la carretera de Huerrios y la A-132 con el Eroski, han mostrado su malestar con la falta de información, por parte del ayuntamiento de Huesca, sobre el corte de carretera que iban a sufrir con motivo de las obras del colector. La carretera de acceso fue cortada y nadie les avisó. Los vecinos aseguran que pagan sus impuestos como todos los ciudadanos y no reciben el mismo trato.

Estos trabajos han llegado a toda esa zona, con la apertura de una enorme zanja que ha acabado atravesando la carretera por la que acceden desde sus casas, chalets y huertas hasta la avenida de la Marina Española, justo detrás de la urbanización del Padre Querbes. Los usuarios, tal y como denuncian, se encontraron sin previo aviso, con el acceso cortado. Esta situación les obliga a variar su itinerario: deben circular a través de la carretera de Huerrios y tomar el primer desvío a la derecha. Se trata de un camino de tierra propiedad del ayuntamiento de Huesca, absolutamente plagado de baches. El acceso no se puede realizar desde la carretera A-132, porque habría que realizar un giro improcedente a la izquierda y porque en ese tramo del camino, además, los baches se convierten en auténticos agujeros, que llegan a medir un metro de largo por treinta centímetros de profundidad

Alguno de los propietarios de los chalets habría presentado una denuncia ante la Policía Local, al entender que pagan sus impuestos como cualquier ciudadano, sin recibir a cambio una buena atención. En algún momento también se les ha cortado el agua del grifo sin darles ningún aviso. Sus quejas hacen referencia que no han recibido ninguna contestación por parte del ayuntamiento de Huesca, cuando se ha denunciado, en diversos escritos enviados al alcalde, el pésimo estado en que se encuentra ese camino municipal. Aseguran que el silencio administrativo es toda la respuesta que reciben.

Comentarios