Las cámaras de Seguridad tendrán que esperar a un completo informe del vandalismo y de la seguridad

El Ayuntamiento de Huesca estudia colocar cámaras de seguridad para luchar contra el vandalismo y velar por la seguridad en algunas zonas conflictivas de la capital oscense. Antes de ello, el grupo de gobierno se ha comprometido a elaborar un completo informe donde se detallarán los gastos que suponen para las arcas municipales los actos de vandalismo y el incremento de vigilancia policial en las noches de marcha. El documento además contará con un plano donde la policía local detalla los puntos donde se podrían colocar la cámaras de vigilancia y la explicación de que esos puntos cumplen con las ordenes ministeriales y el Decreto Ley que gestiona esta práctica.

En todo caso, todos los grupos municipales han sido unámimes en afirmar que Huesca es una ciudad segura y tranquila. Otro de los puntos de encuentro coinciden en señalar que una de las zonas más perjudicadas por el vandalismo y por la inseguridad es el Parque Miguel Servet. En este sentido el Partido Popular y Chunta Aragonesista han propuesto la posibilidad de cerrar la instalación por las noches. También en este caso se va a elaborar un documento que refleje cual sería el coste de esta actuación. También se ha barajado la posibilidad de habilitar un sendero más iluminado para propiciar un tránsito más seguro. Otra de las decisiones tomadas va a ser contabilizar cuantas denuncias por robos se han producido en el Parque.

Los costos de las horas extras de la Policía Local también se van a contabilizar. Normalmente las jornadas se suelen extender las madrugadas del jueves al viernes y la de los sábados a domingo. Esta situación se agraba en verano cuando las vacaciones hacen necesaria el incremento de vivilancia todos los días.

En definitiva se trata de contabilizar si las cámaras, que tienen un alto coste de instalación, serían rentables.

En otro orden de cosas la comisión de Seguridad Ciudadana ha dado vía libre a los taxímetros. Eso sí antes el coletivo de los taxistas habrán de presentar un informe con los nuevos precios, que en ningún caso podrán subir. Se ha de delimitar cuanto supondrá bajar la bandera, delimitar las zonas, y tarificar los precios de nocturnidad o los servicios en días festivos.

De momento los taxistas ya cuentan con un taxímetro homologado y con una empresa con los permisos para revisar los aparatos.

Este gremio además, como novedad, tiene previsto incorporarse a un servicio de radio control. A través de GPS este sistema permite que las llamadas de los clientes se pasen directamente a la parada más cercana al lugar de salida. Si no hay ningún taxi en la parada, el sistema llamará al taxista que en ese momento esté más cerca del usuario.

Comentarios