El Día Mundial de la Voz se conmemora este sábado

El Día Mundial de la Voz se celebra el próximo sábado, 16 de abril, con el objetivo de estimular a todas las personas a vigilar su salud vocal y a que actúen para mantener y mejorar buenos hábitos de uso de la voz. Promovido por la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringología, desde 1999 se plantea como una jornada educativa dirigida al público para informar de la importancia de la voz y de la necesidad de unos cuidados preventivos para mantener su salud.

"En nuestro quehacer cotidiano no somos conscientes de la importancia de nuestra voz hasta que se altera causando un deterioro en su sonido", explica Rafael Fernández Liesa, especialista de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Miguel Servet y vicepresidente de la Sociedad Aragonesa de Otorrinolaringología. Cualquier alteración en la voz "tiene una importante repercusión en la calidad de vida de la persona", subraya este facultativo, al tiempo que matiza que el término correcto para el sonido alterado de la voz enferma "es disfonía y no afonía, el término mas divulgado que debe usarse solo ante la muy rara imposibilidad de generar sonido vocal alguno".

Son muchas las personas que dependen de su voz para trabajar, cantantes, locutores, profesores, actores, conferenciantes, vendedores, teleoperadores..., pero el grupo profesional con más problemas son los profesores de colegios, entre los que el 20-25% presentan lesiones, aunque son muchos más, alrededor del 70%, quienes padecen diferentes molestias o síntomas relacionados con el uso de la voz. Asimismo, los profesionales con menos capacidad para tolerar los problemas de voz son los cantantes y, dentro de ellos, los cantantes líricos, ya que mínimas alteraciones vocales tienen un impacto en su voz que percibe el cantante inmediatamente.

FRECUENCIA DE LOS PROBLEMAS VOCALES

- Alrededor del 5% de la población sufre algún trastorno de la voz.

- Es la segunda causa más frecuente de baja laboral entre los profesores.

- La edad de mayor prevalencia de los problemas vocales es entre 25 y 45 años.

- En la mayoría de los casos en la causa de la disfonía existe un mal uso y/o abuso vocal.

- La patología benigna más frecuente de las cuerdas vocales son los nódulos, entre el 17-24% de los casos. Predomina en mujeres, entre la segunda y la quinta década de la vida. En la infancia son más frecuentes en los niños.

- En las series quirúrgicas la patología benigna más frecuente de las cuerdas vocales son los pólipos vocales. Predominan en varones, en una proporción de 4/1, y entre la tercera y la quinta década de la vida.

- Las mujeres sufren más trastornos de la voz que los hombres y la disfonía funcional es el trastorno más frecuente en ellas.

- Entre el 30 y el 40% de la población en edad escolar presenta disfonía. Se da más en los niños que en las niñas y la patología más frecuente en ellos son los nódulos, que producen entre el 50 y el 80% de las disfonías.

RECOMENDACIONES PARA EL CUIDADO DE LA VOZ

Según explica Fernández Liesa, "a menudo participamos en actividades que pueden causar un daño persistente a nuestra voz. Algunas personas han tenido que ser intervenidas, por ejemplo, de un pólipo laríngeo porque un fuerte grito provocó la aparición de esta lesión". Por ello, destaca que es "conveniente que todas las personas conozcan algunas recomendaciones para su cuidado y uso adecuado".

- Controlar el ruido ambiente y adaptar el uso de la voz al entorno. Cuando al ruido se le suma la polución del ambiente (humo) y la irritación (por ejemplo, debida al alcohol) se obtienen las peores circunstancias para hablar adecuadamente.

- No hablar por encima de nuestras posibilidades.

- Evitar los tóxicos. El humo del tabaco es el principal elemento tóxico puesto que además de irritación, causa sequedad, y puede provocar la aparición de cáncer. Más de 4-5 cigarrillos al día provoca cambios en la superficie de las cuerdas vocales que puede, en algunas personas, progresar degenerando de forma maligna.

- Buena hidratación. La mejor lubricación puede lograrse tomando agua suficiente. Al menos se debe beber un litro y medio diario. Otro factor que puede afectar la lubricación es un medio ambiente de aire seco -un hecho cotidiano en nuestro entorno- ya sea por aire acondicionado, calefacciones.

- Evitar el aclarado de garganta y la tos. Aclarar la garganta carraspeando y toser con fuerza son acciones, que por el intenso roce de las cuerdas vocales, resultan traumáticas cuando se repiten con frecuencia.

- Dormir lo suficiente y evitar los gritos y las tensiones psicológicas.

Para tener una voz óptima, Rafael Fernández Liesa destaca la necesidad de aprender a usar la voz con el menor esfuerzo y tensión que sea posible, mantener un patrón de fonación suave, continua y con una articulación clara, relajar el cuello, mandíbula y cara, usar bien la respiración, con un buen soporte diafragmático, colocar la voz apropiadamente, hablar a una velocidad normal y usar una buena entonación al hablar.

Actualmente, hay importantes avances en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la voz. Según apunta el doctor Fernández Liesa, el láser ha supuesto un gran avance en la cirugía del cáncer no avanzado de la laringe disminuyendo la necesidad de practicar cirugía con incisiones externas. Se realizan intervenciones que mejoran la voz en pacientes con parálisis de una cuerda vocal con la colocación de implantes, la recolocación de la cuerda vocal o la inyección de grasa en la misma. "Se han diseñado microinstrumentos de gran precisión que nos permiten ser muy delicados y minuciosos en la manipulación de los frágiles tejidos de las cuerdas vocales", añade. Igualmente, la inyección de toxina botulínica en las cuerdas vocales puede permitir una mejoría en pacientes con temblor vocal o distonía laríngea y una mayor calidad de los equipos endoscópicos de exploración permite una observación detallada detectando sutiles alteraciones, que antes apenas resultaban perceptibles a simple vista.

En este sentido, "es relevante el desarrollo de la cooperación en equipos multidisciplinares de profesionales relacionados con los trastornos vocales, en ellos pueden participar foniatras, logopedas, profesores de canto e incluso psicólogos, que coordinados por el otorrinolaringólogo, colaboran con el objetivo de conseguir los mejores resultados para la voz", explica Fernández Liesa.

Comentarios