Los veinte minutos de Harinas Porta

Luis Laiglesia

Todos los expertos coinciden en dar la enhorabuena a los servicios de emergencia que actuaron el pasado jueves en la extinción del incendio que se produjo en la empresas Harinas Porta y en la evacuación posterior de los numerosos heridos que se produjeron en el incidente.

Uno, que fue testigo de excepción de lo ocurrido, me encontraba a escasos 20 metros de la fábrica cuando parte de esta saltó por los aires, puede asegurar que los bomberos, primeras ambulancias, policía local y nacional hicieron acto de presencia en el lugar de los hechos en menos de cinco minutos, lo que evitó que hoy estemos hablando de una catástrofe mayor.

Es momento de felicitar efusivamente a todos y especialmente al cuerpo de bomberos de Huesca, el cual , con su jefe al frente, Jacobo Morlán, logró sofocar el fuego en veinte minutos impidiendo que este se propagara por los silos de la harinera, el verdadero peligro de una factoría de este tipo. Son los veinte minutos clave en esta tremebunda historia, veinte minutos de buen trabajo que han salvado muchas vidas.

Con lo que hoy conocemos, con los datos que, tras el incidente, se pueden aportar al debate sobre qué hacer con este tipo de industrias, ahora ya no caben discusiones. Es necesario que estas salgan de la ciudad en el menor espacio de tiempo posible, porque hoy hablamos de cuatro personas en estado extremadamente grave, pero, de no haber actuado los bomberos como lo hicieron, todos los expertos con los que he consultado aseguran que estaríamos hablando de una catástrofe mucho mayor.

Así pues, mano izquierda, capacidad negociadora y toca llegar a acuerdos. Un mensaje para todos: industriales, ayuntamiento y propietarios de un polígono que hoy es industrial pero que mañana debe convertirse en residencial.

Comentarios