Porta quiere recuperar la producción aunque no podría hacerlo hasta dentro de unos años

La familia va a trabajar para recuperar la normalidad, ha dicho José Porta, hijo del fundador de harinas Porta, un empresario de 90 años que vive junto a la harinera y que sigue dirigiendo junto a sus dos hijos, José y Andrés, la fábrica que este pasado jueves saltaba por los aires. Parece poco probable, por no decir imposible, el ir a la recuperación de la siniestrada factoría, sobre todo porque se ha demostrado que una industria de estas características constituye un verdadero peligro para la ciudad, pero también porque se está en un proceso de sacar del casco urbano a este y otros cinco negocios a través de una operación urbanística en la zona.

La ubicación lógica de una futura harinera sería la Plataforma Logística Huesca-Sur(PLHUS) pero la urbanización de la plataforma, primero, y la construcción después de la industria costaría, en el mejor de los casos, dos años.

En la actualidad el Gobierno de Aragón está a punto de presentar el proyecto de urbanización de la plataforma, para sacarlo a licitación de inmediato. Fuentes del propio gobierno ven muy difícil que antes de final de año pudieran licitarse las obras y señalan a la primavera como la fecha en la que podrían empezar los trabajos de urbanización. A partir de entonces tres meses de obras para disponer los servicios generales, tras lo cual ya podrían comenzar a instalarse las primeras empresas.

La preocupación de los trabajadores es evidente. De momento los sindicatos ya han solicitado a la propiedad una reunión con el fin de esclarecer el futuro de los 50 operarios que trabajaban en el negocio, algunos de ellos con más de 30 años de antigüedad. La reunión se producirá el próximo lunes y tas el encuentro se conocerán más datos acerca del futuro de la factoría siniestrada.

El alcalde, Fernando Elboj, ya ha dicho que las palabras de José Porta, apuntando a una posible continuidad de la actividad han sido muy bien acogidas en el concejo.

Elboj también recordaba que los propietarios del polígono en el que se encuentra la harinera se han comprometido a llegar a un acuerdo sobre el convenio urbanístico a rubricar antes del verano.

Por otra parte, la propiedad también se ha ocupado de que sus clientes habituales no se queden desabastecidos de harina, de tal forma que Porta se ha puesto en contacto con otras fábricas con el objetivo de que los clientes diarios sigan recibiendo la materia prima que necesitan.

Comentarios