Cáritas marca sus objetivos para el periodo 2005-2008. Se hace hincapié en inmigrantes y transeúntes

Cáritas Diocesana de Huesca celebraba el pasado sábado su Asamblea Anual en la que participaban trabajadores y voluntarios de la entidad. En total, se reunieron ochenta personas en los locales de la Parroquia de Santiago. Los asambleístas procedían tanto de Cáritas Diocesana como de las cáritas parroquiales de ámbito urbano y rural. La asamblea es el máximo órgano de decisión de Cáritas y está presidida por el obispo, Jesús Sanz Montes, presente en la jornada del sábado.

Algunos de los objetivos generales planteados para el periodo 2005-2008 son dar a conocer a la sociedad las situaciones de injusticia que sufren buena parte de las personas inmigrantes; dar una mayor dimensión diocesana al trabajo en todos los campos y proyectos de Cáritas realizando acciones concretas que ayuden a materializarlo; elaborar un programa de formación diocesano tanto para el crecimiento personal como para responder técnicamente a los proyectos o programas; impulsar un programa integral de transeúntes de ámbito diocesano; crear puentes para que la sociedad sea acogedora con las personas inmigrantes; seguir manteniendo los recursos de atención a las personas más desfavorecidas y crear recursos que trabajen la prevención de nuevas situaciones de exclusión, así como crear un programa específico para el medio rural

Estos objetivos se irán desarrollando en programas y acciones concretas durante el periodo indicado.

Durante la mañana, el trabajo se desarrolló en grupos, organizados en función de los programas de acción social de Cáritas Diocesana: Inmingrantes, Transeúntes, Mundo Rural e Integración sociolaboral de mujeres y jóvenes . Del trabajo de los talleres se extrajeron las líneas fundamentales que guiarán la tarea de Cáritas Diocesana en el periodo 2005-2008.

Por la tarde tuvo lugar la asamblea estatutaria con participación abierta a voluntarios y trabajadores para ratificar programas y presupuestos de 2005 y las líneas generales 2005-2008 preparadas por la mañana. El voto estaba reservado a los representantes designados por los trabajadores, las parroquias, los voluntarios, las organizaciones eclesiales o congregaciones religiosas asociadas a Cáritas Diocesana y el Consejo de Dirección. En la asamblea fueron aprobados también el informe de gestión de 2004 y el balance económico del ejercicio.

La del sábado fue la primera asamblea de la nueva directora de Cáritas Diocesana de Huesa, Pilar Polo, quien abrió su informe de gestión agradeciendo la tarea realizada por su antecesora, María Ángeles Félez. Pilar Polo subrayó que la tarea fundamental de Cáritas es ?dar respuesta a las pobrezas y los pobres a los que no da respuesta nadie?. Invitó a los voluntarios y trabajadores de Cáritas a ser cercanos, sin burocracias que alejen a Cáritas de los excluidos y con esta actitud lograr ?estar atentos a los nuevos signos de pobreza?. Recordó también que ?la misión de Cáritas es la misión de la Iglesia: dar una respuesta a las situaciones de pobreza de cada momento a través de la visión profunda que da la fe en Jesús?.

Cerró la asamblea el obispo, don Jesús Sanz Montes, quien agradeció el trabajo realizado a los participantes. Subrayó que el alma de Cáritas es Cristo: ?Sabemos a quién nos dirigimos, cómo lo hacemos y, sobre todo, por quién y si lo olvidamos, nos convertimos en espiritualistas que no tocan nunca en la diana o en ?pepito grillos? regañones?. ?Somos portadores de una buena noticia que quiere crear esperanza en la gente?, dijo a los participantes, para recordar que ?no únicamente hay que dar catequesis o celebrar la liturgia, sino ejercer la caridad de la Iglesia?,dijo, en una referencia específica a los párrocos que deben ser, apuntó, animadores de la acción de Cáritas

Comentarios