Debates aparte

Lorenzo Río

No han pasado ni cuatro días como se suele decir coloquialmente, salvo que en este caso es cierto. Prácticamente no han pasado ni cuatro días pero la tragedia ya se va viendo cada vez más lejana. La incertidumbre del momento, la consternación del después, y la preocupación del más tarde, dan ahora paso a la reflexión. La explosión del pasado jueves en Harinas Porta encierra dentro de sí aspectos importantes que habrá que desgranar poco a poco.

Hay que ser cautos, como requiere una situación tan grave como esta, porque cualquier cosa que se pueda decir ahora puede desembocar en cantidad de interpretaciones diferentes y algunas seguro que erróneas. Se habla de un rayo, de una explosión... de muchas cosas, pero fuese como fuese la razón de la desgracia sólo la podrán aportar los equipos científicos que ahora investigan las causas del suceso.

Una cosa sí que está clara y es que desde el jueves son muchos los oscenses que se preguntan cómo es posible que esas factorías, no precisamente de poca envergadura, estén todavía a día de hoy en pleno centro de la ciudad. Bien es verdad que existen desde hace unos meses unos trabajos anunciados desde el Ayuntamiento de Huesca mediante los que se está redactando un proyecto precisamente para sacar esta Harinera del centro. Hace ya más de un año que se viene hablando del ?Plan de las harineras?. En principio sería la solución a una histórica reivindicación urbanística de la ciudad; al menos así se nos ha vendido desde el consistorio oscense. Confiemos en que esto sea cierto pero lo importante es ahora conseguir que sea una realidad pronto, ya; no dentro de...

Mientras tanto, debates arriba o abajo, no nos olvidemos que la tragedia desgraciadamente sigue en las familias de los heridos en la explosión, continuamente atentas a su evolución. Esperemos que esta sea pronta y positiva. Así lo deseamos.

Comentarios