Huevos codificados para mayor seguridad del consumidor

2005041919 bus huevo.JPG

Una vez que el huevo ha sido puesto, desde la granja se envía a un centro de embalaje autorizado para llevar a cabo las tareas de selección, clasificación envasado y etiquetado. Todos los huevos de categoría A destinados al consumo humano directo que se venden envasados o a granel deben ir marcados con un código en su cáscara. Este código indica la forma de cría de las gallinas ponedoras, el país de origen y el número distintivo del productor.

Desde enero de 2004, existe una codificación especial para interés del consumidor. Este código de letras y números se graba en la cáscara del huevo.

El primer dígito indica la forma de cría de la gallina: 0 si es de producción ecológica, 1 si es campera, 2 criada en suelo y 3 en jaulas. El segundo y tercer dígito son las letras identificativas del país de la UE del que proceden los huevos. Ej: ES = España. Los dos dígitos siguientes corresponden a la provincia, según el código postal de la misma. Los tres siguientes identifican el municipio donde se ubica la granja y los tres últimos, a la granja en cuestión dentro del municipio.

Las formas de cría de las gallinas ponedoras de huevos para el consumo humano están diseñadas y controladas para garantizar el bienestar de las aves, ya que las protegen de la contaminación ambiental y riesgos sanitarios, así como de las inclemencias del tiempo y de los depredadores.

El método de cría no implica diferencias en la composición nutritiva del huevo, así como tampoco el color de la cáscara tiene relación con la calidad del mismo y depende únicamente de la raza de la gallina.

Actualmente existen cuatro formas de cría autorizadas: las gallinas criadas en jaulas, en suelo, camperas y de producción ecológica.

Casi todas las gallinas ponedoras son criadas en jaulas, lo que permite un control sanitario efectivo, fácil limpieza y acceso directo a una alimentación equilibrada. Las gallinas criadas en suelo están alojadas en naves y disponen de cierta movilidad. Las camperas, además, tienen acceso a un terreno al aire libre y las de producción ecológica, además de tener acceso a un corral, son alimentadas con pienso ecológico.

En el centro de embalaje se seleccionan los huevos, que se consideran de categoría A, o aptos para el consumo humano directo. Los huevos de calidad inferior, de categoría B no son aptos para el consumo humano directo y se suministran a la industria alimentaria y usos no alimentarios.

Tras la selección por categoría de calidad, tiene lugar la clasificación de los huevos en función de su peso. De 73gr o más se consideran supergrandes o XL, de 63 a 73gr serán grandes o L, de 53 a 63gr, son medianos o M, y e menos de 53gr son pequeños o S.,

Una vez que el huevo ha sido seleccionado, clasificado y codificado, se envasa y se pone a disposición del consumidor en los comercios.

Comentarios