Navarra promueve un proceso de reflexión sobre el futuro de los Pirineos

El Gobierno de Navarra ha convocado a diversos agentes políticos, académicos y sociales para iniciar un proceso de reflexión sobre el tejido socioeconómico y la articulación política de las zonas pirenaicas y sus expectativas de desarrollo futuro. Esta iniciativa se lleva a cabo en el marco de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos (CTP), de la que forman parte las regiones de ambos lados de la cordillera: Cataluña, Aragón, Navarra, País Vasco, Aquitania, Midi-Pyrénées, Languedoc-Roussillon y el Principado de Andorra.

A este fin, el director general de Asuntos Europeos y Planificación del Ejecutivo foral, José Ángel Zubiaur, ha reunido en la Casa de Cultura de Aoiz a un grupo de trabajo formado por altos funcionarios de las direcciones generales de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda, Turismo, Obras Públicas, Agricultura y Ganadería y Desarrollo Rural, así como representantes de la Universidad Pública de Navarra y de la Universidad de Navarra, de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, el gerente de la Asociación Cederna-Garalur y alcalde de Aoiz, el alcalde de Erro, representantes del Servicio Navarro de Empleo y de los sindicados UGT y CC OO.

A la reunión asistieron también el secretario general de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, Joan Gaynet, y una representante de consejo regional de Midi-Pyrénés, Elena Terrazzoni.

Este proceso de reflexión tiene como base las previsiones de la Estrategia Territorial de Navarra (ENT), un documento que establece las líneas de desarrollo y ordenación territorial de la Comunidad Foral en los próximos veinticinco años. Este momento está en trámite de aprobación por el Parlamento de la Comunidad.

El método de la reunión de trabajo celebrada en Aoiz estuvo articulado en forma de encuesta y tiene cuatro partes. En la primera, se propone un diagnóstico de la situación actual de los Pirineos que tenga en cuenta las ventajas y los déficits en relación con otras regiones europeas, así como una ponderación de las actividades económicas y de servicios que se llevan a cabo en la zona.

La segunda parte de la reflexión comprende un análisis de los objetivos, proyectos y medidas de debieran implementarse, respetando los principios de desarrollo sostenible, accesibilidad y mejora de la calidad urbana y la relación entre la montaña y la ciudad.

El tercer capítulo de la reflexión propuesta aborda la cuestión de la identidad política de la región. En este sentido se pide a los convocados que den su opinión sobre la creación de una "Macro-región Pirenaica especial" y, en consecuencia, que propongan medidas para creación de un consenso político y ciudadano para promover la unidad.

El cuarto aspecto del proceso de reflexión incluye la relación de propuestas que, a la luz de las conclusiones anteriores, debieran hacerse a la Unión Europea, al Gobierno de Navarra y al Gobierno español, a las entidades locales y a otros agentes públicos y privados.

El objetivo global que subyace a este proceso y sobre el que también se ha pedido una opinión a los convocados es la "Centralidad específica posible de los Pirineos en el ámbito europeo", lo que implica un cambio en la argumentación sobre esta zona de montaña y su futuro, poniendo el énfasis en sus potencialidades más que en sus déficits y en la propuesta de programas de actividad más que en los agravios e inconvenientes.

Comentarios