Feria y Cultura

José Luis Barrio

Arteria ha cerrado sus puertas con un balance positivo en cuánto a público, artistas y transacciones económicas, aunque la organización prefiere no hablar de éxito, si que se muestran satisfechos del modelo aplicado Feria y Cultura. Hasta la fecha los modelos feriales eran generalistas, es decir, cabía de todo bajo un epígrafe, hoy en día sobrevive uno en toda la provincia de Huesca (FERMA), ya que FEBI este año presenta uno monográfico. Todos los Patronatos y Ayuntamientos que sostienen eventos feriales bien por convencimiento o bien por indicación han apostado por modelos que tienen un único tema, habitualmente, pieza importante en la economía de la localidad que lo promueve. En este escenario de Ferias surge la Feria del Libro Aragonés (su hijo la feria del Cómic en Caspe) y Arteria la Plaza del Arte, dónde al margen de traer espectáculos, el expositor que es, en definitiva, el que sostiene la Muestra con el alquiler de stands, en una gran parte, por lo que al nuevo concepto hay también que añadir el ingrediente esencial, la venta. Las dudas que se podrían generar sobre cómo iba a encajar una feria del arte o el binomio Feria y Cultura se ha despejado produciéndose unas ventas que satisfacen a los expositores, en este caso vendedores de esculturas, pinturas o fotografías y ofreciendo al visitante un espectáculo visual único en Aragón. Ahora sólo, comprobado el éxito de la fórmula (perdón a los organizadores por usar el término) dé los pasos adecuados para alcanzar cotas muy importantes, como es la sensación que se llevan los artistas que acuden a la feria, ya sean de Madrid, de Monzón o de Italia.

Comentarios