Los empresarios aragoneses trasladan sus preocupaciones a Marcelino Iglesias

El Presidente de la CREA, Julián López Babier, junto a los presidentes empresariales de Huesca, Teruel y Cepyme Aragón, y los máximos responsables de las empresas asociadas a la Confederación de Empresarios han mantenido un encuentro con el presidente aragonés, Marcelino Iglesias. En él se han analizado los principales acontecimientos del debate socio-económico en la Comunidad Autónoma; entre ellos las comunicaciones, agua y embalses, Expo 2008, innovación, poca demografía, escasa inversión pública estatal, formación, empleo, tributación y descenso de fondos europeos.

Entre estos temas sobresale la situación que se cierne sobre las comunicaciones viarias y ferroviarias y especialmente sobre los proyectos de los pasos fronterizos por el Pirineo aragonés. Por parte de los responsables empresariales se ha reiterado el compromiso de apoyar todas las acciones que lleve a cabo el Ejecutivo aragonés ante el de Madrid, en Bruselas y ante la próxima cumbre franco española de Barcelona ?para cambiar lo que cada vez parece más obvio, como es la decisión del Gobierno francés de no acometer nuevas y modernas infraestructuras de comunicación con España a través de Aragón a corto y medio plazo?. Desde el sector empresarial se considera una petición irrenunciable ante la que nunca se debe estar pasivo y ante la que es obligado unir la voluntad política de Aragón y de España con las propuestas empresariales también regionales y nacionales?, puntualizó López Babier en su intervención.

Además, con una inquebrantable coincidencia de criterio, los máximos representantes empresariales manifestaron a Iglesias la necesidad de buscar todos los caminos para que estas demandas lleguen a buen término, ?toda vez que el futuro de la Comunidad tiene en las comunicaciones una de las claves para superar déficits históricos y poner a Aragón en primera línea de competitividad y de modernidad?.

Asimismo, el Presidente de la CREA insistió ante Marcelino Iglesias en ?que no caben ya más pasos atrás?, ya que las infraestructuras de todo tipo son la principal herramienta para conseguir los objetivos necesarios para borrar ?la imagen difusa que se tiene de Aragón en el exterior, para profundizar en la Investigación, Desarrollo e Innovación, para superar las barreras de una población escasa, para impulsar el empleo femenino y con todo ello acentuar la robustez económica y social y lograr una sociedad aragonesa bien trabada aprovechando el excelente clima social del que siempre se ha significado Aragón?.

El tema del agua volvió a suscitar decisivos comentarios, toda vez que todos los empresarios mostraron las ventajas que supone contar con agua para mantener no sólo la actividad agraria sino como factor de atracción industrial y turística. La ampliación de regadíos en Monegros y en Bardenas se considera fundamental y así lo vio el propio presidente aragonés, quien coincidió con las inquietudes que expresaron los responsables empresariales ante la falta de inversiones en infraestructuras hidráulicas. El agua, además, debe servir como acicate para impulsar proyectos de turismo, un sector que se considera prioritario para impulsar la actividad y el empleo en la provincia de Teruel que al igual que en la de Huesca se mostró un deseo unánime de diseñar y de llevar a cabo proyectos específicos para ambos territorios. Fue algo en lo que hubo una sensibilidad especial no sólo por parte de los dirigentes empresariales de estas provincias, sino que estuvo avalado por el resto de empresarios y respaldado por el compromiso del presidente aragonés, Marcelino Iglesias.

En cuanto a la Expo 2008, los dirigentes empresariales aragoneses también asumen que la sociedad aragonesa tiene en la Expo 2008 uno de los pilares en los que apoyarse en los próximos años. En la conversación quedó claro que Aragón necesita el impacto de la Expo, pero que además no sea un impacto de unos pocos meses, sino que perdure en el tiempo y se convierta en uno de los referentes para las próximas décadas. Fue uno de los temas más ampliamente tratadas por lo que conlleva como eje de la nueva imagen que debe aportar Aragón no sólo al resto del estado español, sino en el ámbito internacional.

Por ello, los responsables empresariales transmitieron además al presidente aragonés toda una serie de consideraciones con especiales llamadas al incremento de la inversión pública, al control del gasto, a la enorme prudencia en las propuestas fiscales y tributarias, aunque mostrando inquietud por las pretensiones de aumentar la presión fiscal a través de los impuestos indirectos. Esta serie de asuntos captaron la atención de la primera reunión celebrada en la CREA y en la que nuevamente quedó de manifiesto que la opinión generalizada de los empresarios es que ?Aragón depende de sí mismo, de sus capacidades, y cuyos resultados se expresan en los buenos datos históricos como son los de renta, empleo, productividad, actividad, cualificación profesional, titulados universitarios, en los que la Comunidad se sitúa en cabeza del resto de autonomías.

Por otro lado, el Plan Empresarial para Aragón elaborado por la CREA ya da una visión general de las fortalezas y de las debilidades de Aragón y también la manera de afrontarlas. Unas propuestas que fueron ampliamente avaladas y defendidas por los primeros ejecutivos de las empresas asociadas a la CREA: Opel, Saica, DKV, Vía Augusta, Automóviles La Oscense, Transportes Carreras, Industrias López Soriano, Construcciones López Navarro, Agrimartín, Amylum Ibérica, Aceralia, Aragonesas. Fomento, Viñas el Vero, Parque de Atracciones, Taim-TFG y Sabeco.

Comentarios