900.000 euros para que la RN 134 esté reparada a mediados de junio

Entre 25 y 30 personas trabajan, cada día, incluso por la noche, en las obras de reparación del agujero que se hizo en la carretera RN 134, en Francia. Lo hacen, según indican los vecinos franceses, en condiciones acrobáticas y difíciles. En un centenar de metros de longitud, los equipos se afanan en consolidar la pared de sostén que está suspendida sobre el lecho del río.

Por el momento, se ha terminado la perforación y la colocación de los clavos para asegurar un anclaje de seis metros en la roca. Posteriormente se iniciará la fase de proyectar el hormigón, a lo que seguirá otra de instalación de placas.

A la vista de todas estas obras, el subprefecto de Olorón situó el final de las obras mediado el próximo mes de junio. Al menos hasta entonces no se prevé que puedan pasar camiones y autobuses de gran tonelaje. Aseguran que se trata de una obra que necesita mucha prudencia. Cuando se llegue al lugar del derrumbamiento todavía habrá que trabajar con más recaución. El coste de todas esta operación se eleva a 900.000 euros. Los responsables políticos y también de las obras están dispuestos a dar toda la información necesaria porque, dicen, lo que está en juego es algo importante, al tratarse de una carretera internacional

Miembros de asociaciones del valle critican en todo caso que sólo se esté llevando a cabo una reparación del fragmento de carretera afectado por el desprendimiento. Indican que cuando las obras terminen todo continuará como antes, puesto que la carretera no se está ensanchando y tampoco va a haber más seguridad. De nuevo, será imposible que dos camiones se crucen en la zona de Pène d?Aret.

Comentarios