Los jóvenes de la Diócesis reflexionan sobre la Eucaristía

Con el lema ?Aquí sí hay quien viva, en ésta nuestra comunidad? adolescentes de entre 14 y 18 de edad de varias parroquias de Huesca y de varios de los cinco arciprestazgos de la diócesis participaron el pasado fin de semana, en el encuentro anual diocesano de adolescentes celebrado en la ermita de Santa Quiteria de Santa Eulalia de Gállego y presidido por el Obispo Jesús Sanz. Durante el mismo reflexionaron sobre la Eucaristía, coincidiendo con el año dedicado a este sacramento y proclamado por el fallecido Juan Pablo II.

La jornada, organizada por la Delegación de Juventud de la diócesis, servía según el delegado de pastoral juvenil, Rogelio Prieto, para que los chicos y chicas de la diócesis se conocieran entre ellos, intercambiasen experiencias, dialogasen, pasaran una jornada de convivencia en el monte, y conocieran los distintos grupos parroquiales y eclesiales que existen en la diócesis y en los que pueden participar activamente y sentirse acogidos.

En los alrededores de la ermita Santa Quiteria, de estilo románico de transición -hoy totalmente reconstruida- se distribuyeron por grupos en distintos talleres de trabajo y reflexión. En los mismos se debatió sobre las conductas que suelen tener algunos adolescentes y jóvenes ante lo que es y significa la Eucaristía: los motivos de la escasa asistencia a la Misa dominical; el verdadero significado de este sacramento; cómo motivarles no sólo para que asistan a la misma sino para que participen en las distintas partes que conforman la celebración de la Eucaristía.

El Obispo de la diócesis de Huesca, Jesús Sanz, recordó que el Año de la Eucaristía (octubre 2004-octubre 2005) fue proclamado por Juan Pablo II en la carta apostólica Mane Nobiscum Domine en la que hace mención a algunos pasajes evangélicos que coinciden con el tiempo pascual que vive la Iglesia y que concluye el próximo 15 de mayo con la festividad de Pentecostés.

Sanz transmitió algunas de las consideraciones de esta carta escrita por Juan Pablo II: Es necesario, dijo, que la Santa Misa sea el centro de la vida cristiana. Añadió que hace falta fomentar tanto en la celebración de la Misa como en el culto eucarístico fuera de ella la conciencia viva de la presencia real de Cristo.

Antes del almuerzo participaron en una Eucaristía presidida por el Vicario general, José Antonio Satué. Los cinco arciprestazgos de la diócesis de Huesca son: Monegros, Sesa-Berbegal, Somontano-Sobrarbe, Ayerbe y Almudévar.

Comentarios