Nueva identidad corporativa para el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias

Adif, empresa creada el pasado 1 de enero, a raíz de la entrada en vigor de la nueva Ley del Sector Ferroviario tiene nueva identidad corporativa. Esta entidad pública empresarial, adscrita al Ministerio de Fomento, que se dedica a la construcción y gestión de las infraestructuras relacionadas con el ferrocarril, quiere hacerse presente entre los ciudadanos a través de su contribución al desarrollo de un ferrocarril seguro y de calidad. La imagen de marca se fundamenta en los valores de servicio público y respeto medioambiental.

El acrónimo de Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, pretende reforzar la presencia de la compañía entre el colectivo social, por lo que la identidad corporativa que hoy se presenta contiene los valores de marca que la empresa desea expresar: vocación pública, colaboración al desarrollo sostenible, calidad de servicio, transparencia, y contribución a la vertebración territorial.

La elección del color verde para el anagrama está en relación directa con una de las prioridades de la empresa: el respeto al medio ambiente, que es un distintivo de Adif de importancia crucial, si tenemos en cuenta que una de sus actividades básicas es la construcción de nuevas infraestructuras férreas. Para cumplir con rigor esta función es imprescindible la observancia escrupulosa de los estudios de impacto ambiental y de todos aquellos aspectos que tienen que ver con el equilibrio del entorno y el sostenimiento del sistema.

Las estaciones ferroviarias, como otras instalaciones cuya gestión depende del Administrador, también participan de este espíritu. Así las estaciones de Bilbao-Abando, Sevilla-Santa Justa, Ciudad Real, Puertollano, Córdoba, Almería, Pontevedra y Santander ya cuentan con la certificación medioambiental ISO 14001 y otras están en proceso de conseguirla.

Desde el punto de vista gráfico, la apuesta por el acrónimo ?adif? escrito en letras minúsculas y el recurso a una nueva familia tipográfica acentúan la cercanía al ciudadano que busca el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias. La vocación pública de esta entidad recién creada es también uno de sus rasgos definitorios, que tendrá que traducirse en un modelo eficaz de red ferroviaria y en una gestión transparente.

Esta cultura de proximidad y compromiso social se simboliza a través de las líneas blancas inscritas en la marca, que representan vías de futuro y son el complemento adecuado para la intercomunicación de los ciudadanos, mientras que con el empleo de trazos redondeados, amables y sin aristas se pretende trasladar una imagen de apertura real y transparencia.

La seguridad de la red ferroviaria es otro de los pilares de Adif, quien emplea las últimas tecnologías para su garantía tanto en líneas de alta velocidad como en la conservación de la red convencional, que hay que mejorar y mantener en buenas condiciones. Este rasgo definitorio se manifiesta en nuestro signo con el empleo de una geometría sólida, que proporciona seguridad, calidad y confianza.

Por último, el Ministerio de Fomento y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias quieren potenciar el papel del ferrocarril como dinamizador de la actividad económica y su contribución a la cohesión territorial de nuestro País, a través de un mallado coherente de la red, y mediante el impulso del diálogo y la concertación con las Comunidades Autónomas, ayuntamientos y demás instituciones, en beneficio del interés común.

Todos estos aspectos están presentes en la imagen de marca de Adif, una empresa que por capacidad y recursos se sitúa entre las punteras de España y se configura como el principal ente inversor nacional; una organización que aspira al reconocimiento social a través del cumplimiento de sus objetivos.

Comentarios