El “ Día de la Fibromialgía y Síndrome de Fatiga Crónica” se celebra en el Alto Gállego y Jacetania con mesas informativas

Este jueves el Día Internacional de la Fibromialgía y Síndrome de Fatiga Crónica, el grupo que coordina a los afectados del Alto Gállego y Jacetania, van a instalar unas mesas informativas en Sabiñánigo en la zona del mercadillo y en Jaca en la Calle Mayor, de diez a dos de la tarde, para concienciar a toda la sociedad de la problemática de los que padecen esta enfermedad.

En esta jornada se realiza en todo el ámbito nacional la lectura del manifiesto consensuado por la Fundación de afectados de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, que en su segundo ?constata el crecimiento del movimiento asociativo y el creciente interés de expertos y profesionales sanitarios, que llevan a la necesidad de vincularse mutuamente. Hoy, el objetivo no es levantar la mano para decir que nos duele el cuerpo dentro del cuerpo social. Lo que necesitamos ahora es que estas enfermedades merezcan la atención del Sistema Público de Salud. Si, en definición lúcida, se dice que la salud es la ausencia de enfermedad, no es posible concebir un sistema que excluya enfermedades, porque ello significaría arrojar los enfermos a la marginación sanitaria?.

Vuelven en su escrito a a resaltar que ?la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica no pueden continuar siendo entendidas como unas rarezas que dependan de la curiosidad científica de algunos profesionales de la Medicina. Dentro de la imprescindible burocracia del Sistema Público de Salud estas enfermedades han de contar con unas codificaciones y unos protocolos de actuación que vayan más allá de las convicciones arbitrarias de los responsables sanitarios. Tanta gente que sufre no puede equivocarse. El acto de curar o de paliar el dolor del enfermo no puede depender de un acto de fe. Ante el dolor no es posible que la Medicina desprecie aquello que ignora o, peor todavía, aquello que quiere ignorar?.

En este Día Mundial de la Fibromialgia y del Síndrome de Fatiga Crónica los afectados precisan ?es necesario pedir que se proporcione a los profesionales los medios necesarios para el ejercicio de su responsabilidad y que se lance un grito de atención a los médicos de familia para que diagnostiquen y traten debidamente a los enfermos y que los deriven a los especialistas o unidades de tratamiento multidisciplinar en los casos más severos?.

En otro apartado recuerdan que ?los efectos de estas enfermedades no se limitan a la curación del cuerpo. Hay una vertiente social que hay que atender inmediatamente. En función del diagnóstico y de la gravedad de la enfermedad se han de dar las bajas laborales correspondientes. Y si el grado de la enfermedad lo requiere, debe ser codificada como minusvalía y, si es el caso, de invalidez, con las prestaciones que correspondan?.

Por ello consideran necesario ?poner a disposición de la Judicatura toda la información necesaria sobre estas enfermedades para evitar que los derechos de los afectados puedan ser conculcados, no por la Justicia, si no por la negligencia o falta de información de los que han de juzgar. De la misma forma es necesario concienciar a los empresarios y a los sindicatos para encontrar fórmulas nuevas que permitan la reinserción laboral limitada de los enfermos que puedan acceder a ella?.

Comentarios