Saber la calidad de las sandías, sin abrirlas, es posible

En condiciones normales para saber si una sandía está buena se golpéa. Su sonido nos suele dar la pista. Pues bien, con estas premisas, un grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Huesca ha creado un sistema de vibraciones acústicas que nos dirá la calidad de esta fruta.

La directora de la investigación, Belén Diezma, asegura que una respuesta sonora irregular es señal de que hay huecos que deterioran la calidad del fruto.

Esta investigadora ha trabajado incluso en una cooperativa agraria para perfeccionar esta técnica, que describe el ultimo número de la revista Spanish Journal of Agricultural Research.

El resultado es un dispositivo portátil, que aún no está comercializado, con el que los productores agrarios podrán conocer el estado interno de amplias muestras de sus sandías sin tener que desperdiciar ninguna para el análisis.

El problema, conocido como "agrietado o ahuecado interno", provoca la aparición de cavidades en el interior de las sandías que reduce su frescura y sabor y puede llegar a afectar a más del 50 por ciento de este tipo de frutos sin semillas, la variedad más sabrosa de esta fruta.

En una sandía buena, la frecuencia de resonancia es la misma al golpear en diferentes puntos del "ecuador" de la fruta, explicó Diezma, mientras que en una defectuosa la frecuencia del sonido va cambiando dentro de un intervalo.

En la práctica, la aplicación de este sistema no es tan sencillo y no se cumple en todas las frutas, variando los porcentajes entre el 99 y el 80% de los aciertos.

El nuevo método acústico, apuntó, proporcionará una idea fiable del estado de las cosechas sin necesidad de destruir las frutas escogidas para la muestra.

Comentarios