El BM Huesca celebró por todo lo alto la permanencia en la División de Honor B

Con un gran ambiente, la directiva, técnicos y jugadores del Forcusa celebraron la cena fin de temporada en la que se pudo palpar que una de las claves del éxito de esta campaña ha sido sin duda la unión de todos los estamentos del club que ha servido para conseguir la permanencia en la División de Honor B.

En su décimo aniversario, el Balonmano Huesca se ha convertido en el primer equipo deportivo de la ciudad por méritos propios. Estar en la segunda categoría del balonmano español no es fácil y desde el proyecto de una directiva amante de este deporte, hasta la configuración de un buen equipo (con las limitaciones económicas existentes) y el apoyo de una afición entusiasta y que cada vez ha acudido en un número mayor al Palacio de los Deportes, se ha conseguido crear un proyecto que ilusiona a la ciudad y que le acerca a la élite.

En la cena estuvieron presentes algunas autoridades como el alcalde de Huesca, Fernando Elboj; el subdelegado del Gobierno, Ramón Zapatero; la concejal de Medio Ambiente, Carmen Cáceres, o el representante de la Comarca de la Hoya, Germán Sanromán, así como el presidente de la Federación Aragonesa de Balonmano, Félix Brocate. Junto a ellos la directiva presidida por Ignacio Munuera y también los patrocinadores del club que recibieron un regalo por su apoyo al BM Huesca.

También participaron los integrantes de las categorías base de una entidad deportiva que sigue creciendo y situando al balonmano en la ciudad oscense en un deporte de referencia.

Destacar en la entrega de trofeos el premio que recibió Ibon Embil como jugador más destacado del club. El jugador revelación fue para Iker Serrano. El máximo goleados Nelson Espino y la regularidad para Javier Valero. Además también se le entregó un trofeo como jugador promesa a Alfredo Ferra.

Del resto de categorías los premiados fueron: David Zamora y Gabriel Puyuelo en infantiles; Samuel Nicolás y Jorge Munuera en cadetes y Jorge Losfablos y Alfredo Ferrra en juveniles.

La cena terminó con un animado sorteo de regalos donde casi todos los presentes se fueron con algún obsequio.

Comentarios