Ni una gota

Lorenzo Río

Que a estas alturas de la película, la preocupación y el debate de nuestra ciudad esté centrado en la preocupación por el cierre de las piscinas en verano, dice mucho de sí de la forma que tenemos de afrontar nuestros problemas. Y es que señores, el AGUA es un problema así, con mayúsculas. Que estemos ahora criticando o no que se haya tomado una decisión que va en consonancia con la difícil situación que vivimos, no me parece cuando menos, de recibo.

Prefiero creer que no sea así pero que a estas alturas sigamos preocupados por esto, por si habrá o no piscinas, me lleva a pensar que hay una gran parte ?por no decir mayoría- de la población oscense que no termina de creerse esto de la sequía. Y es que claro, como de momento no nos ha faltado ni un segundo el agua en nuestras casas, puede parecer que la amenaza está más lejos de lo que está; pero señores, el problema está ya aquí, y con todo un verano por delante, no les extrañe que llegue el momento en el que giren la manecilla de su grifo y... ni una gota.

De no cambiar el horizonte que vislumbramos, la situación puede llegar a ser ésta y entonces, señores, creo que lo que menos nos importará será precisamente si tenemos piscinas o no porque entonces, no tendremos agua ni para beber. Y cuando digo beber hablo también de ducha, cocina, lavabos, wcs...

En los últimos días se han hecho propuestas sobre cómo poder llenar las piscinas de la ciudad sin crear ningún perjuicio a la grave situación que ya tenemos. Ciertamente hay algunas muy inteligentes y seguro que acertadas, desde luego, pero no creen que ahora lo importante ya no eso, ya no es ?piscinas sí o piscinas no?, sino ?agua sí o agua no?...

Comentarios