Admitida a trámite la queja presentada por la paralización de las obras de regadío en Olvena y Artasona

2005052423 José Gudel-Ignacio Peirón.jpg

Los alcaldes del Partido Popular de los municipios afectados por la paralización de las obras de regadío que se están llevando a cabo en Olvena y Artasona, en la Comarca del Somontano, han presentado una queja al Justicia de Aragón para que estudie el problema que impide la continuación de este ambicioso proyecto en el que se ha invertido hasta el momento 1.500.000 euros en la primera fase, que ha consistido en la construcción de dos bombas instaladas en el embalse de El Grado; una sala de bombeo informatizada; una balsa de elevación de 0?7 hectómetros cúbicos y otra sala de filtros.

Situación que ha llevado a los máximos responsables de estos municipios a tomar una serie de medidas, sin que hasta el momento haya habido respuesta alguna, tanto por parte del Gobierno de Aragón como de la CHE, a quienes se les ha escrito una carta para pedir explicaciones por la paralización, desde hace más de una año, de las obras. De momento, la queja presentada al Justicia de Aragón ha sido admitida a trámite, según ha explicado el alcalde de Olvena, José Gudel.

La paralización de los trabajos desde hace más de un año ha creado cierto malestar entre los vecinos de esta zona del Alto Aragón, que atribuyen esta decisión a ?cuestiones partidistas?. Ignacio Peirón, presidente de la Comunidad de Regantes Artasona-Olvena, se muestra indignado por este hecho, ya que se trata de una inversión importante, de la que todavía falta por ejecutar la segunda fase, que consistiría en la canalización del agua hacia los campos de Olvena y la informatización de todo el proceso, y para la que se cuenta con un presupuesto de 1.400.000 euros.

El proyecto, que corre a cargo del Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Ebro, beneficiará en un futuro a una superficie de 350 hectáreas, en un territorio dedicado principalmente al sector agrario y que en sus inicios generó grandes expectativas entre los vecinos, quienes decidieron invertir en la plantación de olivos, almendros, viñas y maíz. Peirón considera que éste es un derecho que les corresponde como zona afectada por embalses, además de ser unas obras necesarias para el desarrollo y el asentamiento de la población.

Comentarios