Carlos Pauner y Javier Pérez regresan sin poder ascender el Everest

2003052321 pauner2.jpg

Los montañeros aragoneses Carlos Pauner y Javier Pérez han decidido dar por terminada la expedicion al Everest. La meteorologia no ha sido favorable y en no ha permitido ni siquiera un intento a la cima del Everest por la vertiente sur. Este viernes inician el regreso, para comenzar a preparar su expedición al Nanga Parbat, 8.150 m.

?Se acabó.Contundente, pero cierto. Este jueves día 26 de mayo, como líder de la expedición española al Everest 2.005, me he visto en la obligación de declararla cerrada. Tenemos pronóstico hasta el día 1, que como ya se podía vislumbrar hace unos días, es malo. Viento, viento y muy pocas oportunidades para los que van con oxígeno y ninguna para los que no utilizan esta ayuda artificial?. Los montañeros aragoneses Carlos Pauner y Javier Pérez han decidido dar por concluida su ascensión al Monte Everest, la cima más alta de La Tierra.

Pauner ha detectado un aumento considerable de la temperatura con lo que ?la cascada de hielo entre el campo base y el campo 2 va mostrando signos muy alarmantes de colapso. El agua corre por debajo y los bloques se han vuelto más inestables que de costumbre. El riesgo de cruzar por este lugar en los días venideros es muy alto y sobre todo para los Sherpas que tienen que transitar por este macabro lugar con muchísimo peso a sus espaldas. No es un riesgo aceptable, o por lo menos, yo pienso que no lo es?. Pauner muestra su sensación de mala suerte. ?A fecha de hoy, y como hecho histórico, no ha subido nadie por la vertiente sur. En la norte, tan sólo hay algunas ascensiones con oxígeno y muy controvertidas. ¿Qué ha pasado con las más de 100 personas que suben cada año, temporada tras temporada? Sin duda no hemos tenido suerte en este año 2.005. Esto es así. Parte de la grandeza de estas expediciones es la incertidumbre que supone alcanzar su cima?.

?Ya es la segunda vez que el Everest me rechaza. No me ha permitido luchar en sus aristas cimeras ni por esta vertiente ni por la otra. Estoy decepcionado, pero realmente no estoy triste. He hecho todo lo posible y tras dar muchas vueltas a la situación, estoy convencido que la decisión tomada es la mejor. Sobrevivir en el Himalaya, es una cuestión de saber cuando arriesgar y cuando no hacerlo, pues conduce a la ruina absoluta?. Pero Pauner no se rinde, y emplaza a la montaña. ?No tengo ninguna duda de que al Everest ya le llegará su momento?.

?Ahora?, prosigue Pauner en la que ya es su última crónica desde el Everest, ?es tiempo de organizar toda la retirada y de tratar de llegar a nuestro vuelo, que sale de Kathmandú el día 31 de este mes. Recoger todo el material, organizar los porteadores con toda la carga y realizar las gestiones administrativas para cerrar la expedición. Ese será el final de esta temporada, aunque realmente ya estábamos viviendo hace un tiempo la crónica de una muerte anunciada?. ?Dentro de escasos días partiré hacia otro lugar del mundo, para intentar escalar otro ochomil. Debo cargar las pilas, olvidar este fiasco y volver a ser poderoso para luchar en otra difícil montaña, donde todo está por hacer y por decir.

El Nanga Parbat de 8.150 m, situado en los confines de Pakistán, me deparará una nueva aventura?, finaliza el montañero jacetano.

Comentarios