La falsa sequía de Huesca capital

Luis Laiglesia

Hay que reconocer que el Ayuntamiento de Huesca ha sabido gestionar la emergencia por la falta de agua a la que se ha visto abocada la ciudad. En un tiempo record ha puesto en marcha una nueva toma desde el Canal del Cinca, ha sondeado un nuevo acuífero, ha estudiado la opción de aprovechar las aguas subterráneas. No se puede pedir más.

Pero la situación actual ha servido para poner en su sitio a cada cual. Resulta que la falta de agua ha sacado a la luz el paupérrimo sistema de abastecimiento con el que contamos y que habla bien a las claras de la dejadez que sobre la red ha habido.

Perdemos más de lo que gastamos, no podemos cerrar el suministro porque este saltaría por los aires, las tuberías del casco viejo tienen más de un siglo, lo que provoca innumerables fugas... Y mientras tanto tenemos una concesión de más de 7 hectómetros cúbicos desde Vadiello, que es lo que en realidad necesitaría una ciudad de 100.000 habitantes.

Despilfarramos el agua como ciudad, y lo venimos haciendo en los últimos 20 años sin que nos duelan prendas.

Pero hasta que el Ayuntamiento no se ha visto ?con el agua al cuello? no ha tomado decisiones al respecto.

No me vale que se diga lo bien que se ha gestionado la emergencia, porque es una situación a la que se nos ha abocado desde el abandono y el desinterés municipal. No es cierto que Huesca se puede quedar sin agua porque hay sequía. No vamos a tener agua porque el sistema de abastecimiento está obsoleto, inoperativo y no sirve. Y lo es a sabiendas de este y el resto de Ayuntamiento de la situación.

Solo espero que esto no se vuelva a repetir y el consistorio haga las inversiones necesarias para que contemos con el agua que merece una capital de provincia, no vaya a ser que este verano caigan cuatro tormentas, Vadiello se llene, y aparquemos el asunto de la sequía, lo que ya ocurrió en 2001. Porque ese año también nos quedamos con dos hectómetros cúbicos en Vadiello. ¿Y desde entonces qué ha hecho el Ayuntamiento en materia de agua? Muy poco, por no decir nada y han pasado cuatro años.

Comentarios