Feriartesanía se consolida como un certamen variado y de calidad

2005052829 Feriartesania .JPG

Feriartesanía se despide hasta el año que viene y lo hace con un balance positivo tanto en el número de artesanos participantes como de público asistente. Una nueva edición que ha contado con demostraciones de las técnicas artesanas más antiguas, a la vez que se ha podido contemplar los seis trajes de corte medieval, elaborados por el Taller-Escuela ?El Vivero?, que se estrenarán en la próxima representación de ?El Sitio de Barbastro?. Se trata de la vigésimo segunda edición de esta feria que este año ha contado con más de 150 artesanos, procedentes de toda la geografía española y de Francia.

Cifra que va en aumento y que ha hecho de Feriartesanía una cita ineludible para los amantes de los oficios artesanales, en el que confluyen cientos de productos elaborados con materiales diversos, que van desde el mimbre, la madera, el hierro de forja o la piel, y que otorgan al certamen calidad y variedad. Algo que ha llevado a su organizadora, Balbina Campo, a realizar un balance positivo del mismo.

Una de las novedades este año ha sido la exhibición de los seis trajes medievales, elaborados por un grupo de mujeres, que han participado en los talleres de la Asociación Cultural ?El Vivero?, destinados a vestir cinco personajes de ?El Sitio de Barbastro?. Iniciativa que desarrolla el consistorio local, dentro del proyecto Medii Aevi, Interreg IIIA. El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, ha manifestado la intención de dar continuidad a la actividad cultural del Taller-Escuela, también con la realización de nuevas actividades, a pesar de que ya no se contará con las ayudas europeas.

Un amplio abanico de artesanías que van desde la cerámica, soplado de vidrio, grabado, tallas, escultura en forja o vidrieras emplomadas. Oficios muchos de ellos a punto de desaparecer, si bien todavía existen algunos trabajos, como es el de la forja, que cada vez tiene más auge. Así lo ha manifestado un artesano procedente de Tarragona, que lleva cincuenta años trabajando con el hierro. Una pasión que se ha pasado de generación en generación y que le ha llevado a admitir que ?si volviera a nacer, volvería a ser herrero?.

No ocurre lo mismo con la orfebrería. Ángel Sánchez, procedente de Cáceres, es consciente de la dificultad de vivir hoy en día de la artesanía, quien se muestra crítico con las pocas ayudas que se conceden a los artesanos hoy en día, que han propiciado que muchos de los oficios tradicionales empiecen a desaparecer, si los jóvenes no toman el relevo.

Una nueva cita con el artesonado que ha sufrido a lo largo de estos veintidós años una significativa variación, consolidándose en la actualidad como una feria ?variada y de calidad? y que a la vez sirve de encuentro e intercambio de experiencias entre artesanos de diferentes puntos de la geografía española.

Comentarios