Euroescepticismo

Lorenzo Río

El miedo se cierne sobre la unidad de Europa y el escepticismo reaparece en las conciencias más europeístas. Hombre, se veía venir, desde luego. No ha sido sorpresa que Francia haya votado finalmente NO al Tratado Constitucional Europeo. Las cifras desde luego son contundentes. Primero, las de un índice de participación bastante alto, rozando el 70%, que demuestra el interés de los franceses por esta cita no sé sabe muy bien si para remarcar su postura ante el Tratado, o si realmente para castigar a un Chirac venido a menos y herido de muerte. Y segundo, las de cada postura: rotundo 54´87% para el NO, y un insuficiente 45´13% para el sí.

La incertidumbre aparece ahora con fuerza. El Tratado Constitucional Europeo sólo puede entrar en vigor si es ratificado favorablemente por lo 25 países de la Unión. Eso inevitablemente lleva a pensar en un futuro algo negro para esta Carta Magna. Y es que Francia, desde luego, tiene peso. Eso está claro. Y además puede dictar un precedente. No olvidemos que estamos con el Referéndum holandés a la vuelta de la esquina que ahora, más que nunca, pueden inclinarse hacia el NO una vez que ya tienen el campo abierto.

La verdad es que el Referéndum francés no nos puede dejar cuando menos, indiferentes. Que uno de los padres de la Unión Europea la castigue ahora de esta manera, da que pensar. Hay analistas políticos que dicen que el castigo a Chirac es lo que ha podido con todo el sentimiento europeo de los franceses; y que si este apresurado Referéndum hubiese llegado en otro contexto político del país, la République Française quizás hubiese optado por otra opción hacia Europa. Bueno, son conjeturas, nada más.

Jacques Chirac está sufriendo un fuerte varapalo. Los peores pronósticos se han cumplido y su carrera política está seriamente dañada o, más que la suya, la de su Gobierno. Su país ya no le respalda y las próximas horas se antojan decisivas para conocer posiblemente el nombre de un nuevo primer ministro. Todo lleva a pensar que Jean-Pierre Raffarin dejará este cargo para el que se barajan otras figuras como la del Ministro de Interior, Dominique de Villepin, la del de Defensa, Michele Alliot-Marie, e incluso la del principal rival político de Chirac, Nicolas Sarkozy, el político de derechas más popular de Francia.

La verdad es que con todo este contexto, es difícil hacer un sólo análisis. Se pueden hacer muchos y de muchos tipos. Sea como sea, lo cierto es que el resultado de este Referéndum francés ha hecho tambalear los muros de una ya temblorosa Europa en la que, desde este domingo, va creciendo eso que se hace en llamar ?Euroescepticismo?.

Comentarios