El 80% de los consumidores admiten que gastan más energía de la necesaria

Con motivo de la conmemoración el 5 de junio del Día Mundial del Medio Ambiente, la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), ha ofrecido un avance de datos del estudio que está realizando sobre los hábitos del consumidor respecto al ahorro energético.

El sondeo, realizado a cerca de mil familias distribuidas en 44 provincias españolas desvela, entre otras, las siguientes conclusiones: abrumadoramente, la mayoría de los españoles consideran que gastamos más energía de la necesaria: así lo admiten un 80% de los encuestados.

Sobre las razones que explican por qué no ahorramos energía, los consumidores apuntan fundamentalmente a dos hechos: ?cada vez tenemos más aparatos que nos hacen la vida más fácil y agradable? (así lo señalan cuatro de cada diez encuestados) y ?no somos conscientes de la gravedad del problema porque es a largo plazo? (según el 33%).

En cuanto a la información que se ofrece a los consumidores para ?animarnos? a ahorrar energía, el 53% considera que es ?insuficiente?. Y las fuentes de información son prioritariamente las asociaciones (de consumidores, ecologistas...), según señalan el 38%, seguido de la radio y la televisión (26%) y los periódicos y revistas (15%).

En el día a día, los consumidores consideran que es más difícil plantearse ahorrar en: el uso del agua caliente (19%), la calefacción (19%), y el coche (15%) Mientras que creen que es más fácil ahorrar energía en el uso de las lámparas (25%), en el uso del lavavajillas (16%) y de la lavadora (15%).

Los consumidores desconocen asuntos esenciales que pueden contribuir a un menor consumo como el etiquetado energético de los electrodomésticos. Precisamente, a la hora de decidirnos por comprar uno de estos aparatos, que son los grandes consumidores de energía en nuestros hogares, sólo dos de cada diez se fijan en este aspecto; sin embargo, el precio es para la mayoría de los encuestados (el 50%) el principal motivo.

Por eso, tal vez, una amplia mayoría, hasta el 67%, piensan que el gobierno y las Comunidades Autónomas deberían favorecer con ayudas y subvenciones las reformas en las casas para un mayor ahorro energético.

Datos del consumo de energía

En España se consume actualmente más del doble de la energía que se consumía hace treinta años. Más concretamente, entre 1980 y 2002 el consumo de energía final se incrementó en España en un 90,05% y las mayores tasas de aumento en los consumos se produjeron en el sector residencial y en el de transporte privado.

Además, estadísticas procedentes de la ONU confirman que el consumo mundial de energía producida con combustibles fósiles, es decir, energía no renovable, supone el 80% de la energía consumida. En particular resulta preocupante el consumo de petróleo, ya que el 95% de la energía consumida por el transporte se obtiene de él.

Por otra parte, la energía nuclear genera el 16% de la electricidad mundial, pero la seguridad, la relación costo-beneficio y la falta de certeza respecto de los beneficios y las desventajas, como el combustible consumido, o los riesgos aparejados, como los desechos radiactivos, el transporte transfronterizo y el destino de las plantas en desuso, son causa de preocupación constante.

Otras energías como la hidroeléctrica (saltos, presas), la geotérmica (aguas termales), la eólica (aerogeneradores) y la solar (placas) y la obtenida de la biomasa, derivadas de modernas fuentes renovables* representan solamente el 4,5% del total de la producción de energía.

En España, el petróleo sigue dominando los suministros (más del 50% y de éste, la mitad es absorbida por el transporte). El gas natural representa el 12,5%, la energía nuclear el 13% y el carbón que representa el 18%. La energía, hidroeléctrica, geotérmica, eólica o de biomasa representan el 6% del consumo.

Campaña de Información sobre ahorro energético

Junto con estos datos, CEACCU iniciará en las próximas semanas una Campaña Informativa para fomentar en lo hogares un consumo más racional. Entre otros, se divulgarán, a través de una Guía Práctica gratuita, los siguientes consejos:

Utiliza la luz natural lo más posible. Apaga las luces si no estás en la habitación. Sustituye las bombillas tradicionales por las de bajo consumo, que gastan hasta un 80% menos. Apaga los aparatos que no uses: el ?stand by? o lucecita roja es un gasto inútil.

Vigila: No la enfríes demasiado en verano ?25º es suficiente-. En invierno no te empeñes en andar en manga corta por la casa, es caro e insano. Una temperatura de 19º durante el día y de 16º por la noche es suficiente.

En la cocina es donde más energía consumimos. Podemos ahorrar tapando las cazuelas, aprovechando el calor residual de los hornillos o cerrando bien el horno. Debemos usar el lavaplatos y la lavadora cuando estén bien llenos. No es bueno introducir alimentos calientes en el frigorífico porque obligamos a trabajar más al motor.

Comentarios