La Unidad del Dolor Crónico de San Jorge inicia su actividad este lunes

2005060504 dolor.jpg

El Hospital General San Jorge de Huesca pondrá en marcha este lunes 6 de junio la Unidad del Dolor Crónico. Este nuevo servicio se crea para tratar no cualquier dolor, sino a aquellos pacientes para los que no hay posibilidades de tratamiento en otros niveles asistenciales. Será referencia para toda la provincia de Huesca y el acceso a ella será mediante la solicitud de colaboración de los médicos de Atención Primaria y de los especialistas médicos y quirúrgicos, tanto desde las consultas externas como de pacientes ingresados en el hospital. La Unidad del Dolor Crónico estará a cargo de los anestesistas del Hospital San Jorge, con dos consultas que permanecerán abiertas de lunes a viernes, atendida por Enfermería. Está previsto que en este nuevo servicio se puedan atender unos 250 pacientes.

Su puesta en marcha es la respuesta a una demanda ciudadana, atendiendo de manera directa a aquellos pacientes con un dolor crónico, que hasta ahora eran remitidos a los hospitales de Zaragoza. La Unidad del Dolor Crónico es un servicio que se crea para tratar, no cualquier dolor, sino a aquellos pacientes para los que no hay posibilidades de tratamiento en otros niveles asistenciales. Muchos de los ciudadanos que lleguen a esta unidad podrán ser tratados mediante procedimientos que no sean agresivos, farmacológicos y no farmacológicos, y que permitirá su seguimiento de forma ambulatoria. No obstante, siempre que sea necesario, se plantearán procedimientos invasivos, desde la infusión intravenosa de analgésicos hasta la implantación de catéteres para la administración selectiva de fármacos. En general, los ciudadanos que llegan a estas consultas no sólo es por dolor oncológico, sino que la mayoría de las patologías están relacionadas con los dolores neuropáticos y músculo esquelético degenerativo.

Con la apertura de esta unidad en el Hospital General San Jorge, esta prestación sanitaria se ofrece ya en los hospitales de las tres provincias aragonesas. Dos de ellas en Zaragoza, en el Clínico Universitario y en el Miguel Servet y otra en el Obispo Polanco de Teruel. El año pasado, se realizaron en ellas alrededor de 8.000 consultas.

Comentarios