Las tres diputaciones aragonesas firman un texto para impulsar las comunicaciones en el Pirineo Central

Las diputaciones de Zaragoza, Huesca y Teruel presentarán el próximo viernes ante la asamblea general de Arco Latino, que se celebra en Túnez, un documento conjunto en la que instan a los socios del Mediterráneo a apoyar las comunicaciones a través del Pirineo central y mejorar las existentes.

El vicepresidente primero de la Diputación de Zaragoza, Martín Llanas, expondrá en Túnez en nombre de las tres instituciones provinciales aragonesas, una comunicación en la que se expresa la unanimidad de éstas sobre la necesidad de permeabilizar el Pirineo central y mejorar las comunicaciones. Las diputaciones de Zaragoza, Huesca y Teruel quieren hacer patente a sus socios de Arco Latino la importancia de hacer realidad todas estas actuaciones, instando su comprensión y apoyo.

Las tres diputaciones quieren dejar claro que siguen existiendo barreras en Europa en la libre circulación de personas y mercancías, que frenan y dificultan estos intercambios, tal y como sucede en los Pirineos.

En este documento que se presentará en Túnez se exponen las siguientes ideas: Aragón ha reclamado insistentemente la necesidad de potenciar las comunicaciones a través del Pirineo central y estrechar relaciones con nuestros vecinos.

Este empeño tuvo plasmación en la apertura de diversos pasos fronterizos tanto carreteros como ferroviarios desde principios del siglo XX, como el trayecto ferroviario de Zaragoza-Canfranc-Olorón, los pasos carreteros del Portalet y el túnel de Bielsa y, recientemente, la construcción del túnel de Somport. Desafortunadamente, el paso ferroviario fue clausurado en 1970 tras el hundimiento del túnel de l´Estanguet -los precarios itinerarios por Portalet y Bielsa resultan frecuentemente impracticables en invierno-, y el túnel de Somport (8 kilómetros) está infrautilizado por las escasas prestaciones de la carretera que se adentra en Francia. Recientes desprendimientos en el lado francés han multiplicado los problemas al impedir la circulación de camiones y autobuses. Todos estos desequilibrios y carencias expresan el discreto interés del Gobierno central francés sobre las necesidades y demandas de ambos lados del Pirineo siendo imprescindible incentivarlo mediante el apoyo común. La Unión Europea impulsa la construcción de un paso ferroviario bajo el Pirineo central que requiere el aliento y acuerdo de los gobiernos francés y español. En efecto, la red transeuropea de transporte contempla como proyecto prioritario nº 16 el eje ferroviario que, partiendo simultáneamente de los puertos de Sines (Portugal) y Algeciras (España), conecte con Madrid para continuar hasta Zaragoza, y de aquí proseguir para atravesar el Pirineo central y unir con las redes francesas. Sin embargo, no concreta el trazado desde la capital aragonesa ni un itinerario perfilado a través del Pirineo central. Las provincias de Huesca, Teruel y Zaragoza consideran la travesía ferroviaria pirenaica por Aragón una inmejorable oportunidad de vertebrar el territorio norte de la península ibérica, compensando el déficit histórico en infraestructuras que todavía padece. Esta nueva línea, además mejorar las comunicaciones y facilitar el transporte de mercancías entre el Magreb, Sur de la península y el resto de Europa, potenciará también el eje Somport-Sagunto (que incluye a la ciudad de Teruel) y el Suroeste francés, aliviando los pasos fronterizos de Irún y La Junquera, abocados al colapso si el transporte de mercancías por carretera sigue incrementándose al ritmo actual. Esta travesía aprovechará itinerarios ya existentes como el que une las ciudades de Zaragoza y Huesca, y permitirá la conexión con las ciudades francesas de Burdeos y Toulouse mediante alta velocidad ferroviaria poniendo definitivamente en valor el gran potencial logístico aragonés. El Gobierno de Aragón ha realizado un estudio de viabilidad estudiando 20 alternativas diferentes, considerando la más adecuada la que atraviesa el macizo de Vignemal, sin perjuicio de perfilar consensuadamente con los gobiernos de España y Francia y los ciudadanos e instituciones de los respectivos territorios la definitiva opción entre Huesca y el punto de enlace en territorio francés. Las diputaciones de Huesca, Teruel y Zaragoza son conscientes de que un proyecto de esta envergadura es largo en el tiempo y costoso en recursos, por lo que consideran necesaria, mientras tanto progresa la gran travesía central, la reapertura a medio plazo del ferrocarril Zaragoza-Huesca-Canfranc-Olorón. Recientes estudios demuestran su viabilidad técnica y financiera al contar con buena parte de su infraestructura en funcionamiento y otra en inmejorables condiciones de renovación. Para las instituciones aragonesas, el apoyo claramente explicitado del Parlamento y Gobierno españoles a la reapertura, debe conducir al convencimiento del Gobierno francés sobre la necesidad de trabajar decididamente para conseguirla

Comentarios