Zahoríes del baño

Lorenzo Río

Quien tiene un problema, busca soluciones a él. Eso es lo que habrán debido de pensar las decenas de oscenses que ya se han hecho con un abono estival para las piscinas de las cercanías de la ciudad. Pueblos como Chimillas, Banastás, Tierz, Monflorite... se preparan para el aluvión y no de agua precisamente, sino de bañistas que justo lo que buscan es eso, agua, pero dentro de las piscinas.

En Huesca ciudad, las piscinas de sol -como habría que llamarlas de momento- están teniendo una respuesta discreta; y es que muchos son los oscenses que comprenden que si la situación es de sequía, hay que vaciar las piscinas, pero pocos los que precisamente se resignan a no poder darse un baño. Y como no pueden hacer nada ante el decreto de piscinas vacías, la situación ha hecho que se llenen las de los alrededores, las de los pueblos. Algunos como Chimillas han agotado todos los abonos que pusieron a la venta y que otros años costaba vender. Este verano, el bullicio está asegurado y los pueblos cercanos a Huesca sufrirán el aluvión de los oscenses que quieren algo tan normal como tomar un baño.

Son las piscinas de los pueblos y las piscinas naturales, porque estos días también se ha incrementado en mucho el número de bañistas en los ríos cercanos a Huesca. Bierge con el Río Alcanadre, alguna que otra presa, badinas y otros ríos como en el Gállego están siendo estos días los oasis de aquellos bañistas que huyen de la ciudad que este verano, de momento se ve encadenada a mirar su agua con lupa.

Para conseguir algo tan sencillo como darse un chapuzón en los primeros calores de la temporada, muchos oscenses se están convirtiendo estos días en verdaderos ?zahoríes del baño?.

Comentarios