Cartas al Director: "BIENVENIDOS A ESPAÑA"

Jesús Gabás Acín.

Recientemente aparecía en un periódico una noticia relacionada con las obras de ampliación de la estación de esquí de Formigal, junto a la misma, a modo de ilustración, una fotografía tomada nada más atravesada la frontera con Francia, dirección a España, en la que se muestra el desolador aspecto que presenta la cabecera del Valle de Tena, consecuencia de las citadas obras, y en la que se puede observar un pequeño cartel, al lado de la carretera, que reza ?bienvenidos a España?, saludando a los viajeros que cruzan la frontera a la llegada a nuestro país.

¿Qué imagen damos ante los visitantes que procedan de cualquier país de europeo?, me imagino que desastrosa, tercermundista, desarrollista, de nuevos ricos carentes de una mínima sensibilidad por el medio ambiente, etc., la misma que estamos dando ante cualquier institución europea conocedora de las autenticas tropelías que allí se están cometiendo.

Creo que nadie está en contra de las estaciones de esquí como generadoras de riqueza en las zonas de alta montaña, incluidas las de nuestra provincia, pero las cosas evidentemente no se deben hacer de la manera que se están haciendo en Formigal, se deben de hacer bajo un principio elemental: adaptar las estaciones de esquí a la montaña, no al revés, y esto es precisamente lo que está haciendo ARAMON en Formigal, y los resultados son evidentes. La mayúscula chapuza y destrucción para siempre de la cabecera del Valle de Tena nadie lo puede ocultar. Es evidente que estas obras se les han ido a sus promotores claramente de las manos, y es por ello que todos los que las han apoyado están actualmente cerrando filas para defender lo indefendible, todo esto además, no lo olvidemos pagado con nuestros impuestos.

Y en medio de tal borrachera de destrucción, y para mayor desatino, todo ello defendido hasta por el mismísimo Consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, al que se supone que su función principal es la preservación del medio natural tan privilegiado que tenemos, aunque cada vez menos, y al que no se le ocurre otra cosa para defender lo injustificable que atacar a un colectivo que esta haciendo una loable defensa del Pirineo: la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón, a la que descalifica no por la fuerza de sus argumentos, que desgraciadamente tan contundentes son, sino por el número de miembros que la integran, olvidando que detrás de la misma estamos muchos aragoneses como lo prueba la masiva y sorprendente respuesta a la recogida de firmas de la ?Iniciativa Legislativa Popular para la Protección de la Alta Montaña de Aragón?, para la cual la mejor propaganda que lamentablemente se puede hacer es el desaguisado cometido en Formigal.

Nadie niega a los habitantes del Pirineo, yo fui uno de ellos y tuve que emigrar, su desarrollo y prosperidad económica, pero este no es el camino, porque el principal valor por encima de todos, si se sabe explotar, es el natural, desarrollo si, pero sostenible, palabras estas siempre pronunciadas por todo tipo de políticos, que es evidentemente el camino a seguir, pero que a la hora de la verdad, en este caso en Formigal, nadie cumple, sino todo lo contrario, las pruebas están allí.

Y ARAMON, lejos de rectificar, hace una huida hacia delante anunciando más ampliaciones, que como sean como la que nos ocupa apañados vamos, e intentando promover pelotazos urbanísticos en plena alta montaña, para tapar agujeros económicos en su desastrosa gestión de la estación de esquí de Panticosa.

Animo al lector, aun está a tiempo, que ratifique con su visita la atrocidad que se está cometido en Formigal, ahora ya visible por la retirada de la nieve, y él mismo juzgue si no siente vergüenza ajena por la imagen ofrecida, y se ponga en lugar de ese hipotético visitante que llega a nuestro país, imagen que vale más que mil palabras. Lamentable, pero cierto.

Comentarios