Una plataforma defenderá los derechos de las personas con trastorno mental e inteligencia límite en Aragón

Las principales entidades que trabajan con el colectivo de discapacidad derivada de enfermedad mental y el de personas con inteligencia límite en Aragón se han establecido como plataforma reivindicativa y plantearán al Gobierno una propuesta para distribuir los recursos en función de las necesidades de estos colectivos.

Esta reunión surge tras las denuncias de precariedad que sufre el colectivo, realizadas por las distintas organizaciones del sector, en las que piden que se atienda las necesidades de las personas a que representan, de igual forma que está haciendo la Consejería de Servicios Sociales con los discapacitados psíquicos, cuyas peticiones entendemos, a la vez que queremos el mismo trato para los aragoneses y aragonesas que padecen un trastorno mental.

La creación de esta asociación facilitará el análisis de necesidades, coordinará las acciones de las entidades y servirá de interlocutor válido ante la Administración. Además, permitirá unificar los criterios en la defensa de los derechos de las personas con trastorno mental e inteligencia límite.

Las reivindicaciones se centran en poder mantener una reunión con la Consejera de Servicios Sociales para plantearle las necesidades concretas tanto de:

- Centros de Atención Social.

- Centros Ocupacionales.

- Servicio de Ayuda a Domicilio.

- Pisos Tutelados.

- Programas Residenciales.

En relación a la integración laboral, esta asociación retomará las peticiones efectuadas al INAEM hace año y medio por el colectivo de enfermos mentales que trabajan en Centros Especiales de Empleo con el fin de suscribir un convenio, cifrado en el año 2004 en 360.900 euros, que corrija la discriminación existente en integración laboral en CEE. De los 1.500 trabajadores discapacitadas que trabajan en estos centros, sólo 73 personas tienen una discapacidad derivada de enfermedad mental, un 5% del total.

La falta de inversión en recursos comunitarios dedicados a la salud mental o, lo que es lo mismo la reforma psiquiátrica inacabada, ha trasladado la responsabilidad tanto económica como asistencial a las familias, quienes la han soportado sin que la Administración haya hecho un estudio de necesidades y análisis de los costes.

La integración social de las personas con trastorno mental necesita programas de atención específica que dependen de diferentes departamentos, lo que exige una planificación y coordinación eficaz de Salud, Servicios Sociales, Empleo y Vivienda, entre otros.

Constituyen esta asociación las siguientes entidades aragonesas:

- Asociación Aragonesa Pro-Salud Mental de Zaragoza (ASAPME-Zaragoza)

- Asociación Aragonesa Pro-Salud Mental de Huesca (ASAPME-Huesca)

- ACEEA (Asociación de Centros Especiales de Empleo de Aragón)

- Asociación de Familiares Romareda

- Ejea Sociedad Cooperativa

- FEAFES-Aragón

- Fundación Adunare

- Fundación Agustín Serrate

- Fundación Picarral

- Fundación Rey Ardid.

Comentarios