Aragón suscribe un manifiesto de cooperación sobre el quebrantahuesos

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha suscrito un manifiesto de cooperación sobre el quebrantahuesos en el norte de España, en el seno del "Seminario sobre la recuperación del quebrantahuesos en las montañas cantábrico-pirenaicas", organizado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales (UICN), que ha tenido lugar en Cangas de Onís (Asturias), y en el que han participado, además, de Aragón, las Comunidades de Asturias, Cantabria y Castilla-León.

El manifiesto apoya la continuidad del Proyecto LIFE para la "Recuperación del quebrantahuesos en los Picos de Europa". Además, se manifiesta la voluntad de las administraciones de establecer los mecanismos necesarios para recuperar coordinadamente la población de esta especie a partir de la población viable más próxima, la pirenaica. Además, las administraciones se comprometen a promover acciones encaminadas a la recuperación del quebrantahuesos mediante el desarrollo de programas de cooperación institucional entre las comunidades autónomas implicadas y recabando el apoyo y participación de la Administración General del Estado, para lo que podrán solicitar la colaboración de otros organismos, públicos o privados, especializados en el estudio y gestión de esta especie.

El documento recuerda que el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), figura como especie catalogada "en peligro de extinción" en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. La situación demográfica de las poblaciones silvestres de quebrantahuesos en Europa han sufrido en las últimas décadas una severa regresión cuyas consecuencias se manifiestan en el delicado estado de conservación en el que se encuentran en la actualidad, ya que la única población viable de quebrantahuesos de todo el paleártico occidental ha quedado relegada a las montañas pirenaicas, como único núcleo con tendencia demográfica positiva. Esta población acoge, actualmente, el 82 por ciento de las unidades reproductoras conocidas de la Unión Europea.

LA ÚNICA RESERVA VIABLE, EN LOS PIRINEOS

En España, el quebrantahuesos se extinguió durante el pasado siglo de la mayoría de los principales macizos montañosos que conformaban su antigua área de distribución peninsular: Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, Sistema Central, Sierra Morena y Sistemas Béticos y Penibéticos, sobreviviendo tan sólo una población acantonada en los Pirineos. Gracias al Plan de Recuperación de esta especie, aprobado por el Gobierno de Aragón en el año 1994, se ha conseguido duplicar la población de quebrantahuesos en la comunidad autónoma. En estos momentos, se estima que hay en torno a un centenar de unidades reproductoras en el todo el macizo

Entre las cordilleras cantábrica y pirenaica se extiende una sucesión de hábitat de montaña, que constituyen de forma conjunta un territorio receptor natural de quebrantahuesos en sus desplazamientos fuera de su área de distribución actual, hacia el entorno de los Picos de Europa. Estas áreas montañosas se configuran como un corredor geográfico utilizado habitualmente por la especie creando un efecto de conectividad ambiental a través de una red de espacios montañosos protegidos contemplados por la Red Natura 2000. Expandir el área de distribución actual es fundamental para garantizar la viabilidad de la especie, incluso, en su actual zona.

Comentarios