Consumidores y comerciantes condenados a entenderse

El Director General de Consumo del Gobierno de Aragón, Luis Ángel Monge, invitado por la Federación de Comercio y la Federación de Asociaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios pronunció una ponencia técnica sobre la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, que lleva funcionando dos años y que supone el marco en el que consumidores y comerciantes deben dirimir sus diferencias sobre un producto o artículo, que no cumple con las condiciones que se anunciaban en su venta.

El Director General incidió en aspectos como la diferencia entre la garantía legal y comercial, la primera de ellas dura dos años y en los primeros seis meses el consumidor no tiene porque demostrar nada para entrar en el sistema de arbitraje, siempre y cuándo no haya habido una mala fe. Se establecen una serie de soluciones dependiendo de la magnitud del defecto o problema del artículo: reparación, sustitución, rebaja en el precio, reducción o resolución del contrato.

En la posterior mesa redonda, con la participación de Cristina Plasín de las Amas de Casa, José Antonio Torres de Comercio, Mercedes Álvaro de la OMIC, María Jesús López presidenta de la Federación de Comercio y el público asistente se incidió en el aspecto de la garantía y cómo determinar cuestiones como un perito en calculadoras, relojes...que determine mediante su informe quien tiene razón. Además, se insistió en que los comercios que se ven en la obligación de devolver el dinero o cambiar el producto que se lo reclamen al fabricante, que es el que tiene la obligación de mandar el artículo en las debidas condiciones. Otro aspecto importante de la Ley es el hecho que también son susceptibles productos perecederos o consumibles. El Director General ánimo a los comerciantes a inscribirse en el régimen de arbitraje.

La técnico de la OMIC señaló que los casos que están llegando son muy pocos y hasta la fecha ha obtenido una buena respuesta del comercio.

Comentarios