El PAR da su apoyo al ayuntamiento en la permanencia de las unidades militares en Huesca

Fernando Lafuente, portavoz del Partido Aragonés (PAR) en el Ayuntamiento de Huesca, ha ofrecido ?todo el apoyo con el que quiera contar el actual Alcalde, para conseguir la permanencia de las actuales unidades del Ejército de Tierra en la ciudad?. La propuesta se deriva de la difusión durante estos días de un estudio del Estado Mayor, por el que se podría llevar a cabo la radical reorganización de la Brigada de Cazadores de Montaña ?Aragón I?. Estos cambios implicarían el traslado de diversas unidades y el probable cierre de su acuartelamiento ?Sancho Ramírez?, situado en el barrio del Perpetuo Socorro, el único que todavía continúa abierto en Huesca.

Según Lafuente, ?además de la consideración que pueda merecer la raigambre oscense y montañera de la Brigada y la función constitucional del ejército o su participación en las misiones encomendadas, que en los últimos años han consistido en operaciones de Paz, hay que valorar otros datos muy concretos con unas consecuencias que, de confirmarse esas intenciones, nos afectarían a todos?. En este sentido, según las informaciones conocidas, actualmente unos 500 militares desarrollan su actividad en estas unidades con base oscense. ?Por lo tanto -explica el portavoz del PAR- se trataría del traslado de un importante colectivo de tropas y mandos. Muchos de éstos últimos tienen establecida residencia familiar en Huesca. Es decir, podríamos llegar a perder una cifra superior a los mil habitantes, aunque es difícil de calcular. Para Huesca, con menos de 48.000 vecinos, no es preciso añadir más explicaciones sobre sus efectos en comercio, consumo, vivienda, dinamismo,? y el golpe incluso psicológico para una ciudad que tiene dificultades en su desarrollo y ha vivido con inquietud el cierre de otros centros?.

?Salvando las diferencias -añade- se trata también una verdadera industria que se marcharía, sobre todo por los empleos indirectos que genera a través de los distintos suministros. Las cifras pueden ser millonarias. Junto a esto, la peculiar configuración laboral de Huesca, con casi tres cuartas partes de sus trabajadores empleados en el sector público, hace el resto al perder nada menos que 500 puestos de toda cualificación?.

Lafuente indica que ?el Alcalde ha pedido información a Madrid. Creo que no es suficiente. Si es un ?globo sonda?, hay que reaccionar en consecuencia y con firmeza, exigiendo la permanencia de esas unidades. Si es una posibilidad nada más, pendiente de posteriores decisiones, también. Incluso si se acaba por desmentir el informe, es la ocasión de definir una posición rotunda. Para ello, siempre tendrá mi apoyo y, de entrada, voy a plantear una propuesta al Pleno con este objetivo?.

Después de otros traslados en los años 80 o del cierre en los 90 de otros acuartelamientos, según los nuevos estudios del Estado Mayor, cabría que la reorganización supusiera dividir la actual Brigada, con dispersión de sus efectivos hacia Jaca pero también a bases en otras comunidades. ?El Ministerio de Defensa -concluye Lafuente- no puede ignorar esos efectos en Huesca, aunque últimamente no ha estado muy acertado con sus posiciones respecto a Aragón?.

Comentarios