Ibercaja colabora con 72.000 euros para la federación aragonesa de familiares de enfermos de alzheimer

Un año más, la Obra Social y Cultural de Ibercaja colabora con la Federación Aragonesa de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer en el desarrollo del Servicio de Apoyo a Domicilio en todo Aragón. La Entidad de ahorro aportará la cantidad de 72.000 euros para el mantenimiento de este programa asistencial.

Han firmado el convenio, esta mañana en la sede de la entidad de ahorro, José Luis Aguirre, director general de Ibercaja, y Carmen Sánchez Valenzuela, presidenta de la Federación Aragonesa de Asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer (F.AR.ALZ)

La Federación Aragonesa de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer tiene como objeto la prestación de ayuda a los familiares y cuidadores de personas que padecen Alzheimer y otras demencias, en las tres provincias aragonesas.

En la Comunidad Autónoma Aragonesa hay entre 25.000 y 30.000 enfermos de Alzheimer y actualmente F.AR.ALZ atiende a 350 de todo Aragón. La Asociación cuenta con una larga lista de espera de enfermos solicitantes del servicio de ayuda a domicilio.

Según los especialistas, esta dolencia afecta al 6% de las personas mayores de 65 años y su incidencia se duplica un década después. El Servicio de Apoyo a Domicilio pretende ser un apoyo físico y psicológico para los familiares y cuidadores del enfermo de Alzheimer, realizando un apoyo integral en los aspectos de higiene, acompañamiento, movilizaciones y estimulación del mismo en distintas localidades de Aragón.

Lo que se pretende con el programa es conseguir que el enfermo permanezca en el domicilio el mayor tiempo posible, informar y orientar a los cuidadores, lograr el descanso de las familias y enseñar a los familiares a cuidar y tratar adecuadamente al enfermo, con el asesoramiento de médicos, terapeutas y fisioterapeutas.

La colaboración entre la F.AR.ALZ y la Obra Social y Cultural de Ibercaja ayudará a la consecución de los resultados y el buen funcionamiento del programa. La Federación pretende incrementar el Servicio de Apoyo a domicilio para enfermos de Alzheimer potenciándolo en el medio rural, donde la ayuda es insuficiente.

APOYO INTEGRAL AL ENFERMO Y LA FAMILIA

El Servicio de Apoyo a Domicilio de la F.AR.ALZ es, como ya hemos dicho, un soporte para el cuidador del enfermo de Alzheimer. Contempla el apoyo integral al enfermo en aspectos de higiene, acompañamiento, movilizaciones y estimulación del paciente, además de prestar apoyo físico y psicológico de la familia.

Dentro de un programa amplio, según las necesidades y características territoriales, se prestan los siguientes servicios: cuidado del enfermo y atención sanitaria; terapia ocupacional, actividades encaminadas a la ocupación del tiempo que pretenden el mantenimiento de las funciones cognitivas, motrices y sociales.

También se realiza una valoración social del enfermo y su familia, para adecuar la prestación del servicio a las necesidades reales, un servicio de información y formación para el mejor cuidado del enfermo; compañía y apoyo y orientación psicológica en los enfermos de fases iniciales en los que predomine angustia o depresión.

En el ámbito familiar, el programa ofrece, por una parte, consulta psicológica individual de orientación acerca de los problemas que conlleva tener un familiar con Alzheimer u otro tipo de demencia y, por otra, grupos terapéuticos orientados a la resolución de conflictos emocionales, como ansiedad, sobrecarga emocional, estrés, etc.

LAS FAMILIAS, LOS CUIDADORES

El cuidado de un paciente de Alzheimer, que habitualmente se realiza en el propio domicilio, altera casi siempre la situación familiar. El cuidador principal suele dejar todas sus actividades de ocio, sus relaciones y, en algunos casos, hasta su actividad laboral, para atender al enfermo.

Según expertos de la F.AR.ALZ, ?Si los familiares no reciben los apoyos necesarios en los domicilios es frecuente el agotamiento tanto físico como psíquico...cuadros de ansiedad y depresión?.

Este problema, afirman, se ve más marcado en el medio rural, ya que por su localización y despoblación de algunas zonas, no se cuenta con los medios y recursos suficientes. ?La experiencia nos demuestra que el bienestar del cuidador principal repercute directamente en el bienestar del enfermo.?

Todos los años, Ibercaja junto con la Escuela Aragonesa de Cuidados de Salud organiza cursos para cuidadores de enfermos de Alzheimer y otras demencias. Las sesiones tienen como objetivo ayudar a todas aquellas personas que cuidan a un paciente afectado por esta enfermedad o a aquellos que intuyen que pueden llegar a ser cuidadores en un futuro no muy lejano.

Comentarios