Cartas al Director: 28 de Junio: Día del Orgullo Gay

Raquel Simo Blanco

Se hace inevitable, un día como el 28 de Junio, recordar la pasada Manifestación pro-familia que tuvo lugar en Madrid, convocada por el Foro de la Familia, con comparsa y apoyo del P.P. y con la participación del Obispo de Huesca y Jaca, sr. Jesús Sanz, en contra de los derechos de las personas homosexuales.

Es cierto, como decía algún columnista, que en esta época de libertades, hasta es posible que se convierta en legal una Manifestación de este calado, a la que se le ha dado, creo, bastante más bombo del que merecía, porque cuando se amenazan derechos lícitos de alguien, como era el caso, debo dudar si hablamos de libertad o libertinaje.

En todo caso hay varias reflexiones que se me ocurren, y amparándome en la misma libertad de expresión, y en la conmemoración del Día del Orgullo, creo necesario escribir algunas ideas.

Enmascarándose en el apoyo a la familia tipo, madre y padre, se ha pretendido agredir el derecho al matrimonio de las parejas homosexuales, aprovechando la coyuntura para poner en duda, o incluso dar por hecho, que quienes se acuestan con personas del mismo sexo son degeneradas que no pueden ni deben concebir y educar hijos. Una idea, ésta, que demuestra el absoluto desconocimiento, y la falta de respeto y capacidad de quienes con tan retorcidas ideas se creen dueños de la única verdad ?divina?.

Pero dejando al margen esta distorsionada creencia, me pregunto qué pasa con las familias monoparentales, o con quienes por la desgraciada naturaleza son padres y madres incompetentes, que abandonan a sus hijos, o los educan en un espacio de violencia y maltrato. ¿Se libran porque se acuestan con distinto sexo? ¿Lo importante son las formas, y da igual el respeto y el amor hacia ese hijo? ¿O también se va a montar otra Mani para que quienes no cumplan el estereotipo de mamá-papá pierdan el derecho a la guardia y custodia? Porque si es así, la gran mayoría de hogares estarían fuera de los prototipos eclesiásticos.

La Iglesia está en plena involución, y nuestro Obispo es ejemplo de ello. Dudo si Jesús Nazareno, conocido como el primer hombre comunista de la Historia, estaría Manifestándose, o se habría alejado, ya hace muchos años, de esta Iglesia conservadora y que da la espalda a la sociedad. Y está ya claro que el número de católicos tan sólo es una cifra, porque la gran mayoría no formamos parte de esta Iglesia, aunque por cultura constemos como feligreses. Quizá nuestra obligación sea dar un paso hacia el apostatado, aunque nos lo pongan difícil.

Pero tampoco nos engañemos, que muchas de las posiciones eclesiásticas tan sólo son exigencias al prójimo, porque ya me gustaría ver las actuaciones de muchos de los Obispos que tan radicalmente se han situado en contra de la nueva Ley de parejas de Homosexuales, y cuenta la Historia muchas curiosidades de los Conventos y Monasterios, y es sabido por todos que el celibato es una mentira mantenida, y no practicada.

Lo peor de todo es que desde la Iglesia no se manifiesten contra la violencia, contra las guerras, contra la injusticia social, contra la discriminación, contra el reparto injusto de la riqueza? y gasten su energía y nuestro dinero, contratando autobuses, para confundir a sus feligreses paseándose conjuntamente con el partido conservador de España para generar diferencias entre personas, y actitudes homófobas, actuaciones muy alejadas de su discurso religioso: todos somos iguales.

Por mi parte dos deseos: que se confirme la Ley de matrimonios homosexuales, y que el PSOE cumpla también su palabra erradicando la religión de los centros públicos educativos. Tan solo quedaría ya restarle protagonismo a la Iglesia, y evitar que el dinero de IRPF vaya a sus fondos, porque también es triste que tengamos que mantener con fondos públicos esta red.

Comentarios