Tráfico espera mantener el descenso de la accidentalidad en la provincia durante el verano

El próximo viernes se pone en marcha el primer operativo especial del verano en las carreteras. En los seis primeros meses del año se ha producido un descenso de la accidentalidad del 5% en el Alto Aragón por lo que el Subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero, apela a la responsabilidad y prudencia de los conductores ante los masivos desplazamientos en vehículo este verano para seguir reduciendo los accidentes.

En Huesca, en estos primeros cinco meses del 2005 se han producido 289 accidentes con 30 fallecidos, 11 más que en el mismo periodo de 2004. Aunque el número de accidentes ha sido menor este año, cabe recordar los dos graves accidentes ocurridos en Jaca y Barbastro con 8 y 4 fallecidos, respectivamente.

Durante el pasado verano (julio y agosto) se produjeron 396 accidentes en las carreteras y travesías aragonesas, en los que perdieron la vida 45 personas, 151 resultaron heridas de carácter grave y 402 leves. En Huesca el número de accidentes ascendió a 149, con 19 fallecidos, 70 heridos graves y 196 leves

En los cinco primeros meses de este año se han producido 68 víctimas mortales en las carreteras aragonesas, 8 más que en el mismo periodo de tiempo del pasado año. Sin embargo, el número de accidentes con víctimas ha sido sensiblemente menor: 692, frente a los 822 del mismo periodo de tiempo del pasado año.

Los viernes (17%) y los lunes (17%) son los días de la semana en los que más accidentes se registraron durante 2004. No obstante, los accidentes con mayor número de víctimas mortales se produjeron en domingo. Los meses comprendidos entre mayo y octubre fueron los que registraron un mayor número de accidentes durante 2004, salvo en la provincia de Teruel cuyos meses más trágicos fueron noviembre y diciembre.

El perfil del conductor causante de accidentes de tráfico en Aragón se ajustaría al de un varón joven. El 60% de los accidentes de circulación estuvieron causados por conductores de entre 18 y 40 años. De esta cifra, más de la mitad (el 34%) fueron conductores menores de 30 años. El 83% de estos conductores fueron hombres mientras que el 17% fueron mujeres.

Según datos de la DGT, en un 23% de los accidentes registrados el pasado año, la velocidad intervino como factor desencadenante de los mismos. En todo caso, la velocidad excesiva es un agravante de las consecuencias de los accidentes. La distracción de los conductores (26%), la velocidad inadecuada (23%) y las maniobras antirreglamentarias (15%) son las causas más habituales de los accidentes que se producen en nuestras carreteras.

En la Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de Circulación (artículos 48 a 54), que la desarrolla, se fija la normativa aplicable a los límites genéricos y específicos de velocidad, velocidad en adelantamientos y distancias entre vehículos. El incumplimiento de estas normas está tipificado como infracción grave o muy grave, sancionadas con multas de 90 a 600 euros y retirada del permiso para conducir por un periodo de tiempo de hasta seis meses. También, en algunos casos, como se fija en el artículo 381 del Código Penal un exceso de velocidad puede ser considerado delito:

?En todo caso se entenderá que existe temeridad manifiesta y concreto peligro para la vida o la integridad de las personas en los casos de conducción?con un exceso desproporcionado de velocidad respecto de los límites establecidos. Castigado con penas de prisión de 6 meses a 2 años y privación del permiso por tiempo superior a un año y hasta 6 años?.

Comentarios