CHA pide a la DGA que defienda a los pequeños mataderos aragoneses

El diputado de Chunta Aragonesista Salvador Ariste ha expresado su preocupación por las negativas repercusiones que para la mayoría de pequeños mataderos aragoneses tendrá la entrada en vigor de los nuevos reglamentos europeos sobre operadores de empresas alimentarias e higiene de los productos alimenticios. ?152 mataderos de pequeña capacidad podrían estar en peligro de cierre inminente?, ha explicado Ariste, que ha registrado ya una proposición no de ley instando al Gobierno de Aragón a tomar las medidas necesarias para evitarlo, puesto que considerar que, para el sector cárnico, ya de por sí muy castigado, ?éste puede ser un golpe fatal, especialmente para el ovino?.

Ariste se ha mostrado muy crítico con el papel que está jugando el Gobierno de Aragón, que se ha limitado a remitir una carta informando a los mataderos de poca capacidad de que deben realizar un plan de adecuación si quieren seguir con su actividad a partir del 1 de enero de 2006. ?En ningún momento el departamento de Agricultura, responsable de agroindustria, se ha dirigido a los afectados para estudiar la posibilidad de adoptar medidas preventivas que eviten el cierre masivo de mataderos en el medio rural?, ha señalado, ?y echamos de menos esa sensibilidad hacia un problema que desde luego es grave y urgente?.

Ariste opina que la postura del departamento que dirige Gonzalo Arguilé es siempre la misma: ?asumir sin rechistar las normas europeas y estatales por perjudiciales que sean, no ya para los intereses de los ganaderos, sino para su pura supervivencia?. Así, recuerda que ya sucedió lo mismo con la normativa sobre recogida de cadáveres de animales muertos en granjas o con el ?Plan Renove? de carnicerías. En este último caso tuvo que ser el grupo parlamentario CHA el que impulsara un acuerdo en la Comisión de Industria de las Cortes para que se concedan ayudas a aquellos establecimientos del medio rural que están en riesgo de cierre ante la imposibilidad de asumir el alto coste de una reforma.

?Desde luego que estas normativas deben cumplirse, pero ellas mismas dejan la puerta abierta para adaptarlas con la suficiente flexibilidad como para no resultar lesivas y, desde luego, el Gobierno de Aragón debería estar ya explorando estas posibilidades para defender situaciones excepcionales, como las que creemos se dan en el caso del medio rural aragonés?, concluye el portavoz de Agricultura de CHA.

Comentarios