Cartas al Director: “Los gatos sacan las uñas”

Juan Romero

Presidente Junta de Gobierno Residencia de Mayores "Ciudad de Huesca"

-1 Buenos días, abuelo! -Buenos días...

-A usted le pasa algo,

-no me pasa nada, es que repaso mi vida, y no le veo solución posible para vivir mejor hoy.

Si después de siglos de dominación, de ejercicio del poder de la persona sobre la persona, da igual cualquiera de sus formas (república, monarquía, dictadura, democracia), en todas se dan dolorosas y sangrientas manifestaciones (guerras, genocidios, persecuciones religiosas y políticas etc. ). Después de siglos de permanecer bajo el yugo de los iluminados de turno, los elegidos por Dios, o por nosotros mismos, nos dicen lo que tenemos que pensar, desear, actuar, como tenemos que vivir, trabajar, amar, vestir. ¿No estamos hartos ya, de tener siempre alguien por encima que asuma nuestra responsabilidad en todo lo bueno, y nos la ceda en todo lo malo? .

Después de todas éstas cosas y otras más, no comprendo que ahora salgan los obispos a manifestarse en defensa de la familia, será la suya la que necesita defensa, las demás no.

Que chorrada es esa de armar tanto alboroto, con el eslogan de que el matrimonio y la adopción de niños entre parejas homosexuales, es un peligro para la sociedad. Señores obispos, todos conocemos su andadura desde que Constantino el Grande les dio su bendición, han sido la institución más rapaz y codiciosa.

Lo mismo sucede con lo demás. Todos los esplendores de la civilización, Iglesia, Estado, prosperidad material de las naciones, ciencia, arte, poesía. .., ¿ acaso no se han elegido sobre la esclavitud, el sentimiento y la miseria de los millones de trabajadores que constituyen el pueblo? .

Considero, señores obispos, que ustedes no se han manifestado ni por el divorcio, ni por el aborto, ni por el preservativo, ni por las parejas homosexuales y los casamientos de éstos. Ustedes se han manifestado apoyados por un partido político, contra el gobierno socialista. Ya vemos, no les va el socialismo, estaban mejor con Franco, entonces no era necesario manifestarse en defensa de la familia porque era más fácil darles el tiro de gracia.

Me pregunto que pasaría, si ahora el gobierno socialis-ta, por ser ins-ultado de esta manera, les retirara las subvenciones que reciben del pueblo, o les exigiera pagar un alquiler de los edificios, patrimonio de todos los ciudadanos, que ustedes ocupan. Seguro que se echarían las manos a la cabeza, y reflexionarían sobre lo injusto e innecesario de estas manifestaciones suyas.

Porque entre todos los despotismos, el peor es e] de los dogmáticos, o el de los religiosos inspirados, tan celosos de la gloria de su dios y del triunfo de su idea, que no les queda más corazón para trabajar con libertad, dignidad, o para sentir el sufrimiento de los seres humanos vivos, reales. y si no, ahí está e] caso de Copérnico y Galileo, que fueron a la hoguera ya la mazmorra por decir que la tierra era redonda, ¿acaso la tierra no es redonda? .Así como nos rechazaron entonces aquella verdad, nos rechazan hoy otras tantas. Nos dicen que los matrimonios de homosexuales, son una deshonra y mal ejemplo para los demás, me pregunto si estas personas no son también hijos de su dios, ¿o son bastardos? , además no quieren imponer ninguna guerra, quieren ser libres, sin perjuicios, sin criticas de nadie, quieren legalizar su situación, vivir como vivimos los heterosexuales, con los mismos deberes, pero también con los mismos derechos.

Una vez más, las manifestaciones clericales y sus opiniones oxidadas, son algo que no debe de caer en el olvido del pueblo. El último envalentonamiento de la iglesia y sus posiciones fanáticas, han demostrado donde están realmente.

La Conferencia Episcopal Española con sus opiniones sobre el aborto, los métodos anticonceptivos, o la violencia de género, entre otras cuestiones, ha dejado bien claro el mensaje desfasado y atroz de la iglesia católica. Resulta curioso cuando condenan el terrorismo, cuando esta misma "institución" implanta el terror y malestar en la sociedad.

Hoy la iglesia, sigue matando, mata de hambre con sus mensajes de sumisión a la población paupérrima. Mata de hambre a miles. de niños. al año, por condenar los métodos anticonceptivos en países donde la mortalidad infantil es muy alta. donde los niños no llegan al año de vida.

Este es un gran trabajo, y afortunadamente, un gran logro de los misioneros católicos. Sin contar también las inversiones de la iglesia en el mundo capitalista, que realiza a través de sus instituciones. Es la riqueza para ellos y la explotación para nosotroS. Aquí si que hay que ir en defensa de loS más desheredados, de los que mueren de hambre, y dejar en paz a los homosexuales, o a los que no quieren tener mucha descendencia por el motivo que sea.

y ya para terminar, solo me queda decir que el gobierno tiene el deber de echarle un órdago a toda esta gente que solo quieren que se marche, porque los manifestantes de la mentira tienen que perder protagonismo, y que, aunque sea difícil, les corten las uñas que tanto mal hacen a la humanidad.

Comentarios