Cartas al director: El “culebrón” del Multiusos de Huesca

Francisco Piazuelo Mazana

Presidente de CHA-Plana de Uesca

Con fecha 1 de marzo de 2002, la Comisión Municipal de Gobierno del Ayuntamiento de Huesca adjudicó la redacción del proyecto básico y ejecución para la construcción del Auditorio y Recinto Multiusos al Estudio Cano Lasso, quien obtuvo el primer premio del concurso de proyectos convocado al efecto a iniciativa del Instituto Municipal de Fomento.

El 21 de mayo de 2002, por Resolución de la alcaldía, se hacen efectivos los importes del primer, segundo, tercer premio y accésits (54.040 ?) a la vez que se inicia el expediente de resolución del contrato con el Estudio Cano Lasso al no cumplir el proyecto con la base del concurso que limitaba el presupuesto a 6.490.931 ?, ascendiendo el mismo a 7.356.338 ? con alguna modificación en el anteproyecto (en este importe se incluía la urbanización exterior y mobiliario), ante lo cual Cano Lasso interpuso un Recurso Contencioso-Administrativo contra el Ayuntamiento de Huesca admitido a trámite por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y pendiente de resolución que, si es favorable al Estudio Cano Lasso, el Ayuntamiento de Huesca tendría que indemnizar a la empresa con un porcentaje del precio de adjudicación de la obra a determinar por el Juez.

A finales de la misma primavera el Equipo de Gobierno de Fernando Elboj decide que, para ajustar el precio, sea el Arquitecto Municipal quien ejecute el proyecto básico del denominado Recinto Multiusos. El nuevo proyecto se presenta en febrero de 2003 y su coste ascendía aproximadamente a 9.000.000 ?, sin incluir urbanización ni mobiliario.

El 8 de octubre de 2004, Fernando Elboj dice que es hora de poner en marcha el proyecto inmediatamente. Desde ese día y hasta el 21 del mismo mes, fecha en la que el Equipo de gobierno del PSOE aprobó en solitario el nuevo proyecto, se realizaron cuatro modificaciones del inicial intentando en vano corregir sus graves carencias, lo que dio como resultado unos pliegos de condiciones muy complejos y con abundantes indefiniciones que no recogían las mejoras aceptadas, pero que la constructora que levantara el edificio debería asumir.

Finalmente el nuevo Palacio de Congresos y Exposiciones se licitó por 13.130.081 ?, a lo que había que añadir 3.000.000 ? de la urbanización, el porcentaje de las mejoras no incluidas en los pliegos y lo que importara el mobiliario. Ocho empresas presentaron sus ofertas y en el Pleno del 28 de abril de este año se adjudicó a la Empresa HINACO con los votos favorables del PSOE y sin respaldo de la Oposición. La abstención de CHA estuvo motivada por las dudas que nos planteaba la elección del proyecto (dejando claro desde un principio que el de HINACO no nos parecía malo) al estar en desacuerdo con los baremos utilizados en su puntuación.

El 13 de los corrientes la Empresa Brues y Fernández, cuyo proyecto quedó en segundo lugar, presenta en el Registro del Ayuntamiento de Huesca un recurso de reposición en el que pide la anulación del acuerdo plenario alegando que ?la adjudicación de la construcción del recinto contraviene el Proyecto Básico aprobado por el Ayuntamiento de Huesca... se ha incumplido el Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares y el Pliego de Prescripciones Técnicas que sirvieron de base para la celebración del concurso?. En este sentido la jurisprudencia es tajante: ?el pliego de condiciones es tanto como la ley del futuro contrato y resulta de vital trascendencia para el respeto de los intereses públicos?, así que existen muchas posibilidades de que el Ayuntamiento de Huesca se vea metido en otro contencioso más por la construcción del Palacio de Congresos.

Hay que dejar muy claro que toda la culpa de este culebrón es exclusiva de Fernando Elboj y de su Equipo de Gobierno (fruto del modelo de gestión del Alcalde que planifica según ?la idea feliz de primera hora de la mañana?) al impulsar con urgencia un proyecto a golpe de calendario político, ignorando el ritmo aconsejable de estudio, reflexión y planificación.

Comentarios