La Guardia Civil rescata en la garganta de Ordiso el cadáver de una montañera holandesa

La búsqueda de una montañera que no regresó el sábado al mesón de Bucaruelo de una excursión ha concluido este lunes con el hallazgo de su cadáver en la garganta de Ordiso, en Torla. Se supone que la víctima María Johann B. J., de nacionalidad holandesa, se despeñó accidentalmente.

El Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil de Boltaña, con la ayuda del Helicóptero UHEL 41 y un médico del Salud, han rescatado de la garganta de Ordiso, en el término municipal de Torla, el cuerpo sin vida de María Johana B. J., de 47 años y domiciliada en Rehen (Holanda), quien probablemente sufrió un despeñamiento.

Una compañera de la víctima, de la misma nacionalidad, avisó el sábado sobre las 20.00 horas a la comandancia de la Guardia Civil de que la montañera no había regresado al mesón de Bujaruelo de donde partió esa misma mañana para realizar el itinerario valle de Otal-cuello de Ordiso-puente de Ordiso-mesón. Pero hasta este lunes, no se ha hallado el cuerpo.

Inmediatamente tras el aviso, el Grupo de Montaña de Boltaña inició la búsqueda por el Valle de Otal, el refugio y el Puente de Ordiso, sin resultado positivo. Con la primera luz del domingo, la Guardia Civil reanudó la búsqueda con la ayuda del helicóptero de Benasque y con un vehículo, incorporándose a la operación el GREIM de Panticosa. Se accedió hasta el collado de Tendeñera, valle de Llenofrito, dirección collado de Ordiso y pequeños lagos existentes en la zona, en previsión de que la montañera hubiera podido cambiar el itinerario. Finalmente, este lunes ha sido localizada en la garganta de Ordiso,

El cadáver ha sido trasladado a las 14.00 horas al depósito de cadáveres de Boltaña, en una complicada operación que se ha prolongado durante toda la mañana. Se esperan ahora los resultados de la autopsia, antes de repatriar el cuerpo.

Comentarios