La operación Oroel acaba con una importante organización de tráfico de coches robados

2005070707 subdelegacion.JPG

La Operación Oroel, denominada así por haberse focalizado todos los trabajos en el equipo de la policía judicial de Jaca y en el Juzgado de la capital jacetana, continúa abierta, y no se descartan más detenciones. En ella ha colaborado también la Europol. La operación se ha saldado con la detención de 19 personas, para dieciséis de las cuales se ha decretado este jueves el ingreso en prisión, y la recuperación de 23 vehículos todo-terreno, que eran robados en todo el territorio nacional, para llevarlos, a través de una compleja organización hasta Cabo Verde, Angola y Congo. Los beneficios que se obtenían de cada coche oscilaban entre los 15.000 y los 20.000 dólares por vehículo.

La operación se inició en octubre con la recuperación de un vehículo conducido por un angoleño, que trataba que atravesar la frontera oscense hacia Francia. En noviembre se practicaron más detenciones, y se descubrió que se trataba de una organización que robaba siempre el mismo tipo de vehículos, Mitsubishi L-200. Los sacaban a Francia a través de las las fronteras de Somport, Irún o La Junquera. Del país galo se trasladaban hasta los puertos de Amsterdam en Holanda, o de Amberes en Bélgica, introducidos en contenedores. En cada contenedor se metían tres coches, y se disimulaban con frigoríficos y lavadoras. Posteriormente, se enviaban a Cabo Verde, desde donde se distribuían a Kinshasha en Congo o a Luanda en Angola.

Se trataba siempre de vehículos fabricados antes de junio de 2004, y que carecían por tanto, de inmovilizador. El modus operandi era el mismo en todos los casos: se extraía el bombín de la puerta del copilo, se hacía un molde de la llave y se fabricaba la llave, con la que posteriormente se sustraía el vehículo. De este modo, no se alteraba para nada el coche, ni había siquiera señales de violencia. Los todo terrenos se robaban en toda España, y en lugares tan dispares como Sabiñánigo o Huesca, donde fueron los dos primeros que destaparon esta operación, Valencia o Badajoz.

La operación continúa abierta, por lo que no se descartan nuevas intervenciones y detenciones.

Comentarios