Huesca es la capital española más barata en pescado, carnes y droguería

Así se desprende del estudio sobre los precios de la distribución alimentaria y droguería elaborado por la Universidad Complutense de Madrid a petición del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

En cuanto al pescado, los precios más bajos se encuentran en Huesca, Córdoba, Castellón, Cáceres y Logroño y los más altos en San Sebastián, Pontevedra, Barcelona, Bilbao y Pamplona.

Para la carne las mejores ciudades son Pontevedra, Salamanca, Orense, Huesca y Palencia, mientras que Castellón, Tarragona, Gerona, San Sebastián y Barcelona son las más caras.

Los lugares donde más barato se puede comprar frutas y verduras son Huesca, Santa Cruz de Tenerife, Córdoba, Valencia y Castellón, mientras que las más caras son Pamplona, La Coruña, San Sebastián, Bilbao y Madrid.

Por otro lado el pescado, los productos de droguería y la alimentación envasada son más baratos en hipermercados, mientras que las frutas y verduras lo son en los comercios especializados y la carne en los supermercados pequeños. Por el contrario, el precio de las frutas, verduras y carnes es más bajo en comercios especializados y en pequeños supermercados.

El estudio revela que las frutas y verduras son más baratas en comercios especializados, mientras que en pequeños y medianos supermercados y mercados municipales presentan un alza de entre el cinco y el siete por ciento, y son hasta el once por ciento más caras en grandes supermercados.

Uno de los productos que más varía es el pescado, que en los hipermercados tiene el precio más barato, en las grandes supermercados es el seis por ciento más caro, en mercados municipales el dieciséis por ciento y en comercios especializados la subida es de hasta el dieciocho por ciento.

Por otra parte, el estudio advierte de que los pequeños supermercados tienen los mejores precios para la carne, seguidos de los mercados municipales, en los que el incremento es del uno por ciento respecto a los anteriores.

En este producto la mayor diferencia se encuentra en los grandes supermercados, donde la carne es el seis por ciento más cara que en los pequeños, y en los hipermercados donde sube el siete por ciento.

En cuanto a la alimentación envasada, la más barata se encuentra en los hipermercados, mientras que grandes supermercados y medianos supermercados encarecen su precio el dos por ciento y los pequeños supermercados lo hacen el tres por ciento.

Por último, los precios de los productos de droguería son más bajos en los hipermercados que en los comercios especializados, donde son un siete por ciento más caros, mientras que en pequeños y grandes supermercados el aumento es del cuatro por ciento.

El estudio, que analiza la variación del precio de 113 artículos de gran consumo, a partir de ahora tendrá periodicidad semestral con el fin de ayudar a ver las tendencias del sector y realizar un análisis más objetivo y claro.

Comentarios