Recomendaciones sobre el uso de medicamenteos en caso de ola de calor

El Ministerio de Sanidad y Consumo ha elaborado una guía de recomendaciones a los profesionales sobre el uso de medicamentos en casos de ola de calor, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. La guía señala que los fármacos, cuando son utilizados correctamente, no son desencadenantes de problemas de salud asociados a las altas temperaturas, aunque los mecanismos de acción de algunos de ellos pueden actuar sobre la adaptación del organismo al calor.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, en el marco de las medidas contenidas en el Plan de Actuaciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud 2005, ha remitido a las Comunidades Autónomas para su difusión una guía de recomendaciones sobre el uso de los medicamentos durante los periodos de altas temperaturas, dirigida a los profesionales y que ha elaborado la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

En caso de producirse un incremento importante de las temperaturas, conocido como ola de calor, los principales problemas de salud que pueden presentarse son el síndrome de agotamiento-deshidratación, que es consecuencia de la pérdida de agua y sodio a través del sudor, y el golpe de calor, que se produce por un fallo agudo de la termorregulación corporal y que es considerado una urgencia médica extrema.

La Agencia señala que existen factores de riesgo individuales que incrementan los efectos negativos de las altas temperaturas, como la edad (lactante, niño o persona mayor), las patologías crónicas y el mal uso de los medicamentos. Los mayores son las personas más vulnerables en situaciones de calor extremo, a consecuencia de la alteración de su capacidad para sentir sed, del menor control de la sudoración y de la disminución de su capacidad de termorregulación mediante la transpiración.

La guía puntualiza que los medicamentos, cuando son utilizados correctamente, no se consideran desencadenantes de problemas de salud asociados al exceso de calor. No obstante, y en función de su mecanismo de acción, algunos fármacos pueden alterar la adaptación del organismo al calor. Por ello, en caso de ola de calor, la Agencia del Medicamento recomienda a los profesionales de la salud que vigilen el estado general de los pacientes, teniendo en cuenta el conjunto de factores de riesgo y el control de las medidas higiénico-dietéticas (hidratación, ambiente fresco o aireación). A la hora de atender a los pacientes que presenten factores de riesgo, se aconseja revisar la lista de medicamentos que toma el paciente, identificar si esos fármacos pueden alterar la adaptación del organismo al calor, y reevaluar la necesidad de cada medicamento, recomendando a los pacientes que no tomen ninguna medicina sin consejo médico.

El Ministerio de Sanidad y Consumo insiste a los ciudadanos que ante cualquier duda sobre sus tratamientos deben consultar a su médico para que, en caso de que sea necesario, adapte su terapia habitual a las posibles interacciones de las altas temperaturas. Cualquier disminución de la dosis o suspensión de un medicamento, debe ser un acto razonado y avalado por una decisión médica, que ha de tener en cuenta la enfermedad que se está tratando y las posibles consecuencias de su retirada.

Comentarios