El húngaro Farago, líder en el Open de Benasque

El declive de los ajedrecistas de élite suele empezar ahora antes los 40 años: se ha adelantado por el gran progreso de las computadoras. Pero hay excepciones, como el húngaro Iván Farago, de 59, que lidera el Open de Benasque tras ganar las cinco primeras partidas, empatado a puntos con el ucraniano Alexánder Kovchán, de 22, y el indio Das Neelotpal, de 23.

Los programas informáticos de ajedrez, que calculan millones de jugadas por

Farago ha formado parte muchas veces de la selección de Hungría y ha dado varias vueltas al mundo jugando al ajedrez. Su victoria, con las piezas negras, en la quinta ronda de las diez previstas sobre el israelí Michael Roiz le sitúa en una posición inmejorable para luchar por el primer premio en la segunda mitad del torneo, pero cualquier tropiezo le costará ser sepultado por el pelotón de perseguidores de los tres líderes, que incluye al indio Sasikirán, primer cabeza de serie, quien venció en una excelente lucha al español José Pisa. El otro español que iba en cabeza, José Cuenca, de 18 años, cayó ante el ucraniano Kovchán.

La jornada fue de gran combatividad en los dos torneos cerrados, con diez jugadores por sistema de liga. El ruso Óleg Kornéiev, líder del Torneo de Campeones, firmó un rápido empate con el rumano Mijaíl Marín, pero las otras cuatro partidas duraron más cuatro horas y media; el español Manuel Rivas hizo tablas con el israelí Lev Psahis y las tres restantes continuaban en disputa en el momento de enviar esta crónica. En el internacional femenino, habían terminado en tablas los duelos Djingárova (Bulgaria)-Cosma (Rumania) y Bellin (Reino Unido)-Repkova (Eslovaquia), y seguían en juego las otras tres.

Comentarios